Henry Rosales está convencido que se le puede dar un “parado” a lo que define como tragedia lo que se ha vivido en los últimos doce años en la región, por lo tanto, con ímpetu convoca al pueblo aragüeño a participar en las elecciones del 21 de noviembre; el experimentado dirigente político, candidato por la Mesa de la Unidad Democrática a la Gobernación del estado Aragua hace entender, que el destino de la entidad cambiará con la participación. “No podemos quedarnos de brazos cruzados”.

“soy de Aragua y seré un gobernador para los aragüeños”, haciendo alusión que los últimos tres mandatarios de la región no han sido del estado.

“Si le preguntamos a cualquier doliente de la región sobre la suerte en los últimos años, la respuesta es muy sencilla. Nosotros hemos tenido 12 años de gobierno y por tragedia nuestra ninguno ha sido de Aragua. Pero no solamente es que sea de la región, ya en otras oportunidades pudieron haber sido residentes o tener un vínculo familiar o se formaron acá. Es que ninguno de los tres últimos tres gobernadores han tenido vinculo con nuestro gentilicio, y la consecuencia de ello, es la ausencia de esa relación; la demostración es que cumplen el mandato y luego se van a Caracas”.

El candidato de la MUD; “soy nacido en Aragua, criado en Piñonal y conocemos la problemática que se vive en la región porque somos residentes. Tenemos una relación con nuestro pueblo, con nuestra gente, y no es de ahora, es desde hace mucho tiempo. Este esfuerzo que estamos haciendo para fortalecer el vinculo con nuestro pueblo, es porque deseamos llevarle esperanza, porque sus problemas los conocemos”.

DESACTIVAR LA BOMBA DE TIEMPO

Rosales, junto al equipo que le acompaña y demás candidatos de la MUD visitan tres municipios por día. “Hoy podemos estar en Revenga, Ribas y Santos Michelena, mañana en Camatagua, San Casimiro y San Sebastián; esos recorridos nos permite constatar -porque la calle habla- que estamos a la puerta de que ese 77% de descontento y de inconformidad que hay con el gobierno de Nicolás Maduro, se puede transformar en participación el próximo 21-N”.

-Si nosotros logramos convertir gran parte de ese malestar en participación para el cambio, obtendremos el resultado esperado. Es importante aclarar que no es una inconformidad a favor de un partido, porque el alto porcentaje de ese desconcierto, es una población que reclama programas de atención, que requiere un gobierno pendiente de ellos, que nuestros niños salgan del alto nivel de desnutrición en el que están y que regresen a las escuelas en condiciones favorables; que vuelvan los programas de alimentación a las escuelas. Si no resolvemos todas esas exigencias, no tendremos excelentes resultados académicos, ni talento que impulsen la cultura o atletas aptos para las disciplinas competitivas y recreativas.

“Nosotros estamos en la obligación de recuperar la condición de bienestar de los docentes, policías, bomberos y otros funcionarios, pero en medio de toda esta emergencia que hoy tenemos en Aragua, nosotros lo primero que debemos detener o desactivar, es esa bomba de tiempo que es el hambre. La verdad es que nuestra población está pasando hambre. Los indicadores de la OMS son muy claros, para que una población sea considerada de pobreza extrema se estima los salarios de un país y el agua potable. Hoy nosotros carecemos de buenos sueldos y del suministro del vital líquido para el consumo humano, eso nos ofrece un panorama de lo que actualmente estamos viviendo en la región”.

Con la conformación de un nuevo gobierno, “una vez que lleguemos a la Gobernación a partir del 21 de noviembre”, es importante que en el área de asistencia social se atienda esa situación que están padeciendo muchos aragüeños para poder alimentarse. Debemos regresar a los comedores escolares, a los programas de alimentación en las escuelas. “Hay que desactivar repito, esa bomba de tiempo, como es el hambre”.

IMPORTANCIA DE LA PARTICIPACIÓN

Rosales justifica, que sufragar en los comicios del 21-N es darle una respuesta “a quienes desean que nosotros nos quedemos en nuestras en casas”. La campaña que el Gobierno hace no es para estimular la participación, se inclina más a la arrogancia, a la prepotencia. Si el Gobierno no quiere que participemos, lo idóneo es participar. Si el Gobierno no quiere que votes, votemos. Porque si no participamos, es como dejarle a la suerte el cambio de nuestro destino y la conducción de nuestro futuro, indicó.

-Nosotros estamos convocando a este esfuerzo de participación en unidad y eso precisamente tiene que ver con la decisión de aceptar el reto, porque no estamos solos, nunca hemos estado solos. Nosotros tenemos bajo la propuesta de la unidad buenas propuestas de alcaldes, emprendedores candidatos, que están todos los días trabajando.

“La oportunidad de que esto pueda cambiar el 21 de noviembre es para nosotros, es para la gente, es para el pueblo, porque los que hoy son candidatos por el PSUV no necesitan ganar las elecciones para hacer algo por la gente. A mí nadie me va a decir, que la señora que es candidata a la Gobernación necesita ganar para recuperar una escuela, porque perfectamente puede hacerlo o que me vengan a decir que el candidato a la Alcaldía de Girardot tiene que ganar para elaborar una reforma en el cobro de los impuestos en favor de los comerciantes. No necesitan de eso, si quisieran hacerlo, si tuvieran voluntad de cambio y disposición de trabajo por nuestra gente, pudieran hacerlo en estos momentos, y sin embargo, no lo harán”.

 

Con información de elsiglo.

Loading...