El gobierno de Nicaragua tildó el jueves (09.09.2021) de “injerencista y entrometido” al embajador de México, Gustavo Cabrera, quien replicó en Twitter una publicación del escritor Sergio Ramírez en la que rechazaba una orden de detención que pesa sobre él.

La cancillería nicaragüense calificó de “abusiva” la publicación de Cabrera y consideró que con el mensaje tanto él como el gobierno de México “se colocan en una posición injerencista y entrometida”.

La entidad también llamó a esa posición de cumplir “sumisa” y “fielmente a los yanquis” sirviéndoles de “interventores permanentes en nuestro asuntos “por encargo del imperio (Estados Unidos)”.

En su cuenta de Twitter, Cabrera retuiteó el video con el que Ramírez reaccionó a la acusación que le imputó la Fiscalía de incitar al odio y la violencia y por conspirar contra la soberanía, y que desembocó en una orden de detención y el allanamiento de su morada.

El novelista reaccionó diciendo que “las dictaduras carecen de imaginación y repiten sus mentiras, su saña, su odio y sus caprichos. Son los mismos delirios, el mismo empecinamiento ciego por el poder”.

La diligencia contra Ramírez fue presentada el martes, cuando la Fiscalía lo acusó de  recibir dinero a través de la Fundación Luisa Mercado, una entidad promotora de cultura, con el objetivo “desestabilizar” el país.

La cancillería de Nicaragua llamó a México a cumplir con su doctrina Estrada (de no intervención) y a “descontinuar ese lamentable, desdichado e infeliz camino de ocurrencias y vanidades, de servilismos y lacayismos, de pelelismos (tonterías) que niegan su propia historia”.

Las relaciones entre ambos países se mantienen tensas a raíz de una serie de acciones legales del gobierno nicaragüense de Daniel Ortega contra opositores, que mantiene en la cárcel a 34 personas, entre ellas a siete aspirantes a la presidencia para las elecciones generales del 7 de noviembre.

El presidente Daniel Ortega, de casi 76 años y  en el poder desde 2007, es el principal contendor en los comicios, donde se postula para un cuarto mandato sucesivo sin rivales que pongan en riesgo ese propósito, según sus oponentes.

En ese contexto de tensiones, México llamó a consultas en junio a su embajador y Managua replicó la medida el 9 de agosto, cuando llamó a su embajador en México, Juan Gutiérrez.

Las acciones contra la oposición le han valido al gobierno nicaragüense críticas y nuevas sanciones de parte de la comunidad internacional, que le exigen la liberación inmediata de los detenidos.

Alejandro Ramírez Saavedra
CEO
NOTIEXPRESSCOLOR . COM

Loading...