Por: Luis Velázquez Alvaray

Venezuela mostraba al mundo ejemplos de grandes forjadores de docencia y ciudadanía.

Presentamos pedagogos en todos los niveles educativos, seguidores del humanismo de Andrés Bello, quien fue maestro de Simón Bolívar, el gran forjador de libertades, hoy pisoteado por este vandalismo, que también acabó con la escuela y con la dignidad de quienes nos enseñaban.

Otro baluarte que forjó la vocación libertaria, fue Simón Rodríguez siempre fiel a la idea de fortalecer la educación como base para la república.

Muchos honran la memoria de la patria: Cecilio Acosta, Luis Beltrán Prieto.

Un propulsor de la educación e intelectual prominente del siglo XX, fue el Doctor Arturo Uslar Pietri.

Rómulo Gallegos, el maestro que formó en las aulas numerosos ciudadanos de fervor democrático, fue el primer presidente de Venezuela, electo mediante el voto popular.

Todos tenemos viva en la memoria, la disciplina, el sacrifico y el tesón de nuestros maestros.

A ellos rendimos siempre un homenaje silencioso. Yo recuerdo a Margarita de Espinoza, Trina Melean de Jiménez, el profesor Torres y tantos que entregaron sus vidas y que son ejemplos para muchas generaciones de venezolanos. Nos mostraron las primeras letras y enseñaron a cantar el himno nacional, que para siempre fluye en nuestros corazones.

Traigo a colación estos recuerdos, ahora que circula en las redes sociales, otro triste récord de Venezuela; la tiranía además de vulnerar todo el sistema educativo, convirtiendo la enseñanza en una comparsa de su odio y destrucción, contra la sabiduría y la formación, castiga a los maestros, no sólo negando las herramientas para la enseñanza, sino martirizando a estos venezolanos negándoles un sustento digno. La tabla donde se comparan los salarios mínimos de los maestros en Latinoamérica, demuestra el ensañamiento del régimen: un maestro en Brasil gana 740 dólares mensuales, en Costa Rica 780, en Panamá 1240, en Ecuador 530, en México 515, en Venezuela 0,92. Hasta en los otros regímenes totalitarios que viven de Venezuela, tienen mejores sueldos.

Que tiempos aquellos cuando el gran educador que fue Rafael Vegas, quien al desempeñarse como Ministro de Educación, creo la Ley del escalafón del Magisterio, la sociedad de mutuo auxilio para los educadores, el servicio médico asistencial para los maestros, las unidades preescolares.

El esfuerzo en la transición, al caer esta pesadilla ignorante, es reorientar todo el sistema educativo, hoy en manos de tránsfugas mayúsculos y del populismo malandante, huracán que nos azota.

Han borrado la memoria de todo lo que significa la grandeza del pensamiento. En el litoral, su falso gobernante, pisotea la memoria del insigne maestro el Doctor José María Vargas.

Las que fueron reconocidas instituciones escolares hoy están destruidas. Que pensaría Condorcef de este horror, “cuándo depositaba su confianza ciega en la educación, cómo instrumento idóneo para el progreso”.

 

Loading...