A juicio de la diputada la Asamblea Nacional, Lucila Pacheco, la estampida de parlamentarios y altos dirigentes de Voluntad Popular, obedece a que están al tanto de los muchos actos deshonestos y negocios turbios, cometidos por la cúpula de la organización antipolítica G4, y quieren salvarse de aparecer salpicados en cualquiera de ellos.

En ese sentido, la también presidenta de la Comisión Permanente de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la AN, dijo que Leopoldo López maneja esta organización como una secta satánica, y todo aquel que en algún momento entra en desacuerdo o alza su voz para diferir, inmediatamente es sometido al paredón de fusilamiento en las redes sociales, donde tienen laboratorios muy dañinos propios de la ultraderecha.

– Muchos dirigentes valiosos de esta organización están cansados de ser dirigidos por los intereses personales y egolatras de Leopoldo López y su familia y del sociópata de Carlos Vecchio, quienes les piden a la militancia que se inmole, mientras ellos hacen los más grandes negocios con el gobierno, y en instancias internacionales, que les permiten llevar vidas de magnates, mientras el pueblo y los activistas en su  gran mayoría se comen un cable, porque no pertenecen al círculo de los consentidos de los López, de Vecchio y del ya desacreditado diputado de La Guaira, Juan Guaidó Márquez, advirtió.

En este orden de ideas puntualizó que de Voluntad Popular todavía hay mucha tela que cortar y que muy pronto saldrán a la luz pública con más contundencia, casos de corrupción de sus dirigentes.

“Venezuela pide rendición de cuentas a Leopoldo López, a Juan Guaidó y a Carlos Vecchio, del manejo ilícito que hicieron con la ayuda humanitaria, lo que popularmente se conocen como el cucutazo, donde hicieron caída y mesa limpia; no solo vulnerando una vez los intereses del pueblo venezolano, sino burlando el apoyo de varias naciones que creyeron en sus cuentos”, dijo.

Al referirse a la renuencia de Voluntad Popular y de otras organizaciones políticas a participar en las elecciones parlamentarias previstas en la ley y que se empeñan es desconocer el actual Consejo Nacional Electoral, aclaró que esos son acuerdos entre la cúpula del G4 por intereses económicos más que probados, pero que no cuentan con el aval de las bases ni de sus militancias, porque al venezolano le gusta participar en estos procesos para definir de manera cívica sus destinos.

– Los emplazo a que hagan un referéndum consultivo a las bases para que ellos sean quienes decidan si participan o no. En política es normal y propio que cualquier dirigente así sea de la población más recóndita de la geografía nacional, se quiere contar en cualquier proceso para un cargo de participación popular, porque es una manera cierta de contribuir con sus comunidades para solucionar sus problemas más sentidos, que a fin de cuentas es lo que al ciudadano de a pie le importa. A la gente, le interesa su dia a dia, su calidad y nivel de vida,  poder volver a comer un plato de pabellón,  café con leche y pan en el desayuno, arepita con mantequilla y queso en la cena. Estos placeres de ayer “se ha convertido en lujo”, por las erradas políticas del gobierno y sus cómplices del G4, aseveró.

Loading...