Por José Gato Briceño

Que manera tan despiadada de destruir a Venezuela tienen los narcocriminales, todo ese séquito de piltrafas seudo humanas que aún y con un país hecho añicos sobre sus espaldas, defienden que ese es el camino, que “así es que se gobierna”. No hay calificativo apropiado, ni siquiera la más despectiva palabra conocida es suficiente para etiquetarlos, para insultarlos y traducir el sentimiento repulsivo de los venezolanos hacia ellos, se queda corto el vocabulario y nos llena de impotencia no poder llegarle cerca a pellizcar su vergüenza a plenitud. Al final ni siquiera es importante pues a ellos lo único que les importa es mantenerse en el poder, nada los ofende, son alérgicos a la honestidad, a la legalidad y a todo lo que los acerque a la sensatez.
Mi tarea de denuncia permanente contra el comunismo, contra la dictadura castrochavista, contra la demolición de mi patria es por ende casi académica en el sentido de que no puedo ni quiero cesar de repetir y repetir lo que estos cuatreros resentidos han hecho y quieren seguir haciendo para mantenernos sometidos mientras saquean lo que queda de país.
Para que este atropello prospere, la desvergüenza es lo que prevalece y la falta de valores de bien arraigados en algunas individualidades que integran las instituciones Venezolanas quienes han permitido que se llegue a este inconcebible estado de depravación.
Puedo intentar comprender lo que me han argumentado algunos oficiales de las Fuerzas Armadas y profesionales del derecho lo que respeto pero no comparto. Alegan necesidad económica para mantenerse en el cargo o el ascenso dentro de las Fuerzas Armadas haciendo chapucerías jurídicas o acciones policiales, militares contra el pueblo para destruir cualquier adversario es deleznable desde todo punto de vista. Por eso, como lo mencioné, soy fiel creyente de que debemos escribir y dejar denunciados ante la historia con nombres y apellidos a los que se prestaron y se convirtieron en sicarios o agentes de la corporación narcocriminal internacional que destruyó el país; tan grave ha sido que por primera vez en la historia de Venezuela el presidente en ejercicio, ministros y generales de las F.A.N son requeridos por vinculaciones con el narcotráfico ante la justicia internacional luego de investigaciones hechas a lo largo de más de 10 años .
Han hecho del sistema judicial venezolano una cueva de alimañas, la construcción de delitos es su especialidad, sembrar evidencias, sacar de la manga situaciones ficticias, la orden recibida de sus amos es la mejor prueba de la fiscalía, los jueces penales actúan con una simple seña del Capo Mayor. El silencio de muchos abogados como cómplices de esta red perversa que daña vidas y destruye familias es lo más doloroso de esta práctica cochina y destructora.
Allí dentro todo está orquestado y estos actores pareciera que no saben las consecuencias de sus actos. En Monagas, recientemente se creó un nuevo expediente para perjudicarme y es necesario que denuncie como es el procedimiento para aquellos que aún dicen que la justicia prevalece en los casos políticos en Venezuela.
Me pregunto cómo se sienten por ejemplo, como tendrán la conciencia si es que la tienen, el Teniente Coronel Leonardo Antonio Gómez Acevedo y el Capitán José Ángel Ponce Sánchez, jefe e integrantes del comando antiextorsión de la Guardia Nacional 51- CONAS Monagas al instruir un expediente basado en unas publicaciones que hice en mis redes sociales y hayan incriminado a jóvenes padres de familia, actualmente torturados por el supuesto delito de darle “me gusta” y compartir  mis publicaciones de las redes.
Los “patriotas cooperantes” son sus serviles informantes y creen los chismes de cada sector sin verificar absolutamente nada de la información que les suministran estos sapos de cloaca.
No he negado jamás mi posición de apoyar cualquier opción para sacar del poder a la mafia narcocorrupta, pero vincularme a una célula terrorista que quiere tumbar del poder a Maduro y asesinar al tenientico, enano diabólico y narcocriminal de Dio$dado Cabello Rondón es muy novelesco. Dicha célula la integra también supuestamente el comisario Henry López Sisco ex director de extinta DISIP quien también vive en Costa Rica.
Lo increíble e insólito es que esa novela la haya avalado la Fiscal Primera del Ministerio Público abogada Ingrid Bermúdez y la juez penal del Tribunal Cuarto de Control abogada Uvineidis Ysabel Caraballo haya acordado el adefesio inventado de la fiscal, aderezandolo para aprobar una orden de aprehensión en mi contra el 22 de Abril 2020 por Traición a la patria (delito comodín), Organización de cuerpos armados y Organización para delinquir, por querer asesinar a Dio$dado Cabello. ¡Qué forma tal obvia, vil y rastrera de jalarle bolas a Dio$dado!
Hay que ser burros, con el respeto que me merecen los animales ¿ Cómo se explica si yo integro una célula terrorista internacional con el comisario Henry López Sisco, me soliciten la orden de aprehensión a mi y a López Sisco no? Demasiado evidente que el plan es para atacarme a mi, eso en mi pueblo de Caicara lo llaman una Burrada, no disimularon la piratería o patuque jurídico para disfrazar la verdadera intención que los mueve.
Cuando algún amigo de los hijos de esos oficiales, de la fiscal y de la Juez les digan, tus padres son o fueron sicarios de la narcotirania criminal que destruyó a Venezuela por todas las evidencias que están en el expediente número NP01-P2020-001140 jamás podrán excusarse por razones de necesidad económica o perder su carrera profesional.
Hago un llamado a los jueces, fiscales, militares honestos que aún creen que hay posibilidades de sacar a flote la decencia, rescatar el debido proceso, dar ejemplo a las generaciones que nos siguen de la autonomía e imparcialidad con las se debe operar en el sistema judicial y esperamos de ellos mantenerse firmes en no participar en las acciones de sicariato legal y enfrentar las prácticas cochinas de la dictadura. Cada párrafo de ese expediente está lleno de falsedades y entuertos legales, pagan y se dan el vuelto, hasta por mensaje de texto o señales de humo pueden solicitar una orden de aprehensión, son infinitamente descarados y abusadores de la institucionalidad.
En cada institución existe un modus operandi cuyo denominador común es el formato en el cual los capos asesinos tiene una señal de costumbre para que los autómatas a sus órdenes actúen sin mirar a quien le destruyen la vida.
Veo con claridad desde la cárcel del exilio que seguramente en los próximos días veremos corriendo a todos esos colaboradores serviles excusandose por su complicidad y dándose golpes de pecho. Pronto los exiliados serán ellos, pues es nuestro deber castigar cada segundo de dolor, de hambre, de separación y de miseria que han vivido nuestros hermanos por tanta maldad.
Mi compromiso innegociable se mantiene, llevar la denuncia como espada hasta las últimas consecuencias para atacar a quienes nos arruinaron, con lo que único que nos queda: LA PLUMA Y LA PALABRA

José Gregorio “El Gato” Briceño Torrealba/Valeria Briceño

Twitter :@josegbricenot /@valeriabricenot
Instagram: @josegbricenot/ valeriabriceñot
Facebook :José Gregorio El Gato Briceño

 

Loading...