Por El “Gato” Briceño

Las nuevas generaciones tienen que estar claras y por eso lo repito tanto, pues espero que en algún momento lo que se escribe llegue a los ojos, oídos y especialmente a la conciencia de muchos políticos en formación y del país en general, para que no permitan que se asome nunca más, en ningún país y especialmente en mi amada Venezuela, el más mínimo indicio de retorno de unos farsantes comunistas a tomar el poder. A esos jóvenes que lamentablemente no tuvieron una patria para crecer  tranquilos y hacerla  prosperar con sus proyectos y nuevas capacidades pues debieron dejar todo sea para irse del país o sea quedarse tratando escasamente de producir para sobrevivir, les tocó muy duro, no tuvieron libertades y a pesar de haber crecido en dictadura saben que eso no es lo que desean para sus vidas. A Cuba llegó esa patraña hace 61 años y siempre necesitó parasitar para sobrevivir, primero de Rusia y entre el año 1991 al disolverse la URSS y el 1998 estuvieron rastreando de nuevo la opción de hacerse de la riqueza venezolana, fuente para la inversión en terrorismo que tenían planificado desde los años 60 para hacerle la contra a EEUU  y minar a América de lacras resentidas de otras latitudes. Desde hace 21 se comenzó a chupar a Venezuela pues Fidel el chupasangre mayor, hizo bien el mandado de adoctrinar a unos parias que hechizaron con falsedades el sentir del pueblo. Y en todos los casos llegaron para traer miseria y destrucción, los resultados están a la vista, la historia los condena. Abramos siempre los ojos ante los ofrecimientos de los que en adelante hagan los aspirantes a dirigir los pueblos, las villas y castillos para salvar al país de las más terribles vicisitudes jamás imaginadas, ya tuvimos suficiente mala experiencia como para reincidir.

Particularmente con los comunistas -léase traidores a la patria- lo difícil está en sacarlos del poder, ya en mi país luego de haber tenido 13 años de reelecciones consecutivas al mando del Judas mayor hoy felizmente difunto y con bastantes dudas respecto a la credibilidad de los últimos procesos electorales, tenemos una fatídica ñapa de 7 años bajo el yugo de sus catastróficos herederos, hemos palpado a carne viva que están aferrados ferozmente al poder sin una pizca de intención por entregarlo. Los últimos dos años se han dados golpes certeros a su estructura, articulando desde el gobierno interino y apoyados por las Alianzas Internacionales pero aún quedan algunos trompazos hasta dar el knockout que los hará trizas.

Nos escandalizamos a menudo con acontecimientos aparentemente aislados, con errores tácticos, pero son parte del todo; como se dice en términos de estrategia básica,  estamos jugándonos EL TODO POR EL TODO. No despreciemos ninguna acción que los haga tambalearse ni creamos en sus escenografías con la costura a la vista pues ya los conocemos. Pies de plomo y ojo pelao es la orden.

Lo acontecido el pasado domingo 03 de mayo y días subsiguientes, cuando supuestamente se suscitaron algunos hechos en Macuto, estado Vargas asociados a una  avanzada opositora denominada Operación Gedeón, nos manifiesta a mi modo de ver lo siguiente: cualquier iniciativa o salida para liberar a la patria del secuestro por ese grupo hamponil narcocriminal traidores a la patria sometidos por sus amos desde La Habana, yo lo apoyo. Ver la posición heroica y patriótica de muchos venezolanos militares y civiles dispuestos a empuñar las armas de la libertad e ir a enfrentar la ignominia, la tragedia o el holocausto que vive nuestro país, merece nuestro apoyo incondicional. Recordemos lo que pasó con el inmortal Oscar Pérez y su gente, cuando muchos no creyeron a sus llamados para apoyar a la Resistencia patriota, si bien las redes sociales contribuyen a la difusión inmediata de los hechos también generan desconfianza ente tantos laboratorios mediáticos de los capos cubanos, terroristas y guerrilleros , los socios de esta organización están haciendo lo suyo pero hoy ese ejército necesita nuestra solidaridad, nuestra gente está desesperada y cualquier salida nos aliviará tanta miseria y dolor.

No es momentos de hacerles reproches a los errores que hayan podido cometer esos corajudos héroes que han dado su vida, su libertad y la atroz persecución que está sufriendo todos sus familiares.

Hay que estar en el pellejo de esas familias para poder sentir la impotencia de tantos atropellos, humillaciones, torturas, vejámenes y todo tipo de injusticias. Recuerdo como si fuera hoy mis vivencias desde los primeros enfrentamientos con el chavismo hasta cuando finalmente enfrenté a Hugo Chávez Frías por el derrame petrolero sucedido en el estado Monagas en febrero del año 2012. Nunca perdonaron la eficiencia, la irreverencia a muchos de sus mandatos y los logros que se dieron durante mi gestión.

En enero del año 2009 sucedieron hechos delictivos en los que incriminaron a algunos funcionarios de la directiva de la policía del estado y en los que intentaron vincularme. Movieron cielo y tierra, enviaron a la directiva nacional del CICPC en pleno a hacer las averiguaciones y en menos de una semana ya habían resuelto el caso policialmente sin que estas arrojaran ningún indicio en mi contra. Le dieron vueltas, buscaron los mil vericuetos y de la mano de Cilia Flores y Diosdado Cabello, nombraron para el caso a un fiscal con competencia nacional, domiciliaron el juicio en el estado Carabobo a manos de una juez sobrina de Pedro Carreño el muchacho de mandados de los jerarcas narcocriminales, pero a esa fecha la depravación judicial aún no llegaba a los extremos actuales y no lograron asesinarme moralmente. En el año 2010 abiertamente enfrenté al Capo Cabello Rondón no asumiendo lineamientos provenientes del PSUV y acusándolo de querer instaurar gobiernos paralelos en nuestro estado. Fue luego de 3 años cuando a pesar de que varios amigos me alertaron sobre las consecuencias de lo que significaba enfrentarse al poder de un hombre que se creía un Dios que inclusive me pidió la renuncia como gobernador y de no hacerlo, me meterían preso. Obviamente no acepté ese chantaje pues no tenía ni tengo RABO DE PAJA, creía en lo que estaba haciendo, por lo cual no salí corriendo y los desafié divulgando la verdad de lo que estaba sucediendo con las cruzadas en todo el estado y siempre en funciones como gobernador DURANTE 11 MESES hasta terminar mi mandato;  la mejor evidencia de falta de pruebas en mi contra fue que la Contraloría General de la República manejada por el PSUV nunca me pudo sancionar administrativamente y jamás fui señalado en ningún expediente de la jurisdicción penal vinculado a la violación de los DD.HH.. Si esos narcocriminales hubiesen tenido un indicio de algo real, me hubiesen incriminado y sacado de la gobernación preso y no hubieran esperado casi un año mientras terminaba mi mandato. A los pocos días de aquel derrame petrolero sufrí un atentado en donde murieron 2 personas: un guardaespalda y un sicario, asaltaron y nos arrebataron el control de la policía del estado, hicieron allanamientos a dependencias de la gobernación sin ninguna orden judicial, allanamientos a la finca de la familia, tiroteando al ganado, acoso las 24 horas a las residencias de toda las familia, tantas humillaciones que nadie sabe la impotencia que sentía cuando se evidenciaba la ausencia total del estado de derecho pues todas las instituciones. Estaban y siguen secuestradas por esos asesinos. Me enorgullezco de siempre haber mantenido mi moral en alto.

Mi solidaridad con todas las familias que están sufriendo la persecución, entre ellas la familia del General Baduel pues en esta jornada de confusión fue detenido otro miembro de dicha familia.

Si hablo de confusión en el caso Gedeón es porque si hay algo ha marcado su pésimo desempeño y es orientación netamente comunista, es crear estados de confusión y lo más seguro es que los capos, con sus enormes recursos lograron comprar infiltrados y atacar a lo interno de las fuerzas armadas, en este caso inclusive asesinaron en el sitio o sembraron militares ya asesinados previamente para aprovechar cada segundo de acción en su contra, así victimizarse, mezclar todas sus artimañas y hacer ver la farsa que ellos siempre quieren mostrar. El dinero del narconegocio le da a Diosdado Cabello para  comprar  lo necesario y mucho más a cambio de no entregar el poder que usurpan.

Desde la cárcel del exilio solicito y exhorto a todos los partidos y especialmente a los mayoritarios a mantenerse equilibrados, a no perder el horizonte y a meterse entre ceja y ceja que en la vía para salir de esa organización criminal internacional no existe la opción electoral y mucho menos con la participación de los indeseables que destruyeron nuestra economía, convivencia y servicios. ¿Cómo dar al criminal agresor una nueva oportunidad de destruir lo que nos queda?

Aún menos ahora cuando están requeridos por la justicia internacional con precio a sus cabezas.  Esa vía nos conduce derechito a perder la República y a eternizar la dictadura de  Maduro y los cubanos por siempre.

No temamos a cualquier acción liberadora, ni hagamos caso de los intentos de confusión, pronto toca la intervención interna y externa para nuestra liberación.

Con este final en rima despido este mensaje dando ánimos y elevando la fe para seguir denunciando al opresor con lo único que nos queda: LA PLUMA Y LA PALABRA

José Gregorio “El Gato” Briceño Torrealba/Valeria Briceño

Twitter: @josegbricenot /@valeriabricenot

Instagram: @josegbricenot/ valeriabriceñot

Facebook: José Gregorio El Gato Briceño

 

Loading...