Agotar todas las vías para conseguir recursos que garanticen el sostenimiento de la industria y el sector empresarial de Venezuela, en medio de la pandemia de coronavirus Covid-19, solicitó la organización política Acción Ciudadana en Positivo (ACEP).

La secretaria general nacional del partido de los ciudadanos Griselda Reyes, manifestó su preocupación porque ante la incertidumbre que se vive por la indefinición del lapso que durará la medida de cuarentena social – decretada el pasado fin de semana en todo el país – , el sector privado dedicado al comercio y la industria queda seriamente comprometido.

Es importante que desde el gobierno central se aprueben medidas económicas especiales que protejan al sector empresarial y que además se gestionen los recursos económicos que se necesitan para mantener la ya alicaída producción de alimentos, vitales para garantizar la soberanía alimentaria en la pandemia.

Venezuela tiene años viviendo de las importaciones y la producción nacional de rubros fundamentales, ha sido dramáticamente golpeada hasta casi su extinción: expropiaciones, confiscaciones y fiscalizaciones han llevado a la quiebra a muchas empresas, comercios e industrias. Y aquellas que han caído en manos del Estado, hoy son una fiel prueba de que estatizar no es la solución. Todas están quebradas”, recordó la también empresarial del sector salud.

La pandemia mundial ha hecho que cada Presidente, Jefe de Estado y de Gobierno, se aboque a atender sus propios asuntos y a resolver el daño generado por el Covid-19. La producción de cada país será destinada a suplir las necesidades de su población, y el excedente que se destina a las exportaciones deberá pasar estrictas medidas de control sanitario para que puedan salir e ingresar a otro país sin causar daños.

Reyes considera que es momento de que quienes tienen en sus manos los destinos del país, adopten medidas tendientes a fortalecer y no a destruir lo que queda de producción nacional. Tal es el caso de aquellos países cuyos mandatarios no solamente han eximido a la población de pagar impuestos, alquileres y tarifas de servicios básicos mientras dura la contingencia, sino que también han anunciado tremendos programas de apoyo al sector empresarial e industrial para evitar su colapso y quiebre.

Hay altos funcionarios que se han alzado como verdaderos líderes y visionarios, como la canciller alemana Ángela Merkel, que dispuso inicialmente de €48.000 millones para apoyar a empresas e inyectar en la economía; otros €26.000 millones para apoyar a las empresas en programas de recortes de personal que eviten oleadas de despidos y €20.000 millones para el sistema de salud, a fin de hacerle frente a las posibles contingencias sanitarias generadas por el virus. Pero también aprobó el retraso en el pago de impuestos y un aumento importante del gasto en investigación y desarrollo para agilizar la investigación de la vacuna contra el coronavirus.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, por su parte lanzó el Plan de Intervención Económica para responder a la pandemia, el cual permitirá a los trabajadores y empresas canadienses tener acceso a un apoyo directo que puede alcanzar los $27.000 millones.

Mientras que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, destinará €300.000 millones para a salvar las empresas galas de la quiebra.

Diseñar estrategia económica

Reyes está consciente de que el Estado venezolano no posee esos recursos para enfrentar la crisis generada por el coronavirus, sin embargo no entiende como en un país tan deprimido económicamente como el nuestro, el Seniat presiona a las empresas a pagar antes de fin de mes el Impuesto sobre la Renta (Islr) y otros compromisos tributarios en momentos en que son muy pocas las que están produciendo.

Conseguir ayuda financiera internacional pasa, obligatoriamente, porque Nicolás Maduro y Juan Guaidó – a quien cerca de 60 países reconocen como presidente interino de Venezuela –, se sienten a elaborar una estrategia tendiente a obtener el auxilio económico que se requiere para atender la emergencia sanitaria ocasionada por el Covid-19, garantizar el sostenimiento de las empresas e industrias productoras de bienes y servicios de primera necesidad, y ayudar a la población que no tiene manera de llevar su cotidianidad durante la cuarentena por falta de recursos económicos.

Es importante que el equipo de Nicolás Maduro se reúna con todos los sectores productivos, empresariales, industriales, comerciales, laborales y gremiales del país, para diseñar una estrategia económica única que permita  agilizar los procesos productivos y la distribución de mercancías.

En medio del aislamiento nacional, se ha reportado por docenas, a través de las redes sociales, denuncias de las irregularidades cometidas por los cuerpos de seguridad del Estado que intervienen en la fase de control social.

Un productor del campo que intenta sacar y comercializar su mercancía, por ejemplo, se encuentra con trabas como la escasez de combustible, que termina comprando a los bachaqueros a precios escandalosos; con alcabalas móviles que les impiden movilizarse por el país; además de las decenas de trámites burocráticos que deben cumplir para garantizar el suministro ordenado y seguro de las mercancías.

Hoy más que nunca necesitamos que se adopte un programa financiero y monetario que permita sostener a la industria nacional, y que se adopten medidas urgentes para compensar al sector privado. Los gremios empresariales del país han hecho un conjunto de recomendaciones que Nicolás Maduro no debería subestimar”, sugirió la empresaria.

La máxima representante de ACEP plantea flexibilizar todo el sistema tributario y generar las excepciones por causa de fuerza mayor. La prioridad hoy es pagar sueldos y salarios, no impuestos, pues la mayoría de los empresarios está consciente de que no pueden echar a la calle a su personal toda vez que hoy la gran mayoría de los venezolanos vive del día a día.

Para Reyes las palabras claves en estos momentos son negociar, flexibilizar y cooperar. “Debemos entendernos todos por el bien de Venezuela. En estos momentos la conflictividad política, la violencia política debe ceder, porque esta gripe virulenta no distingue y puede afectar a cualquiera de nosotrosTodos unidos, gobierno, empresas y trabajadores, debemos prepararnos para enfrentar los impactos de la pandemia de Covid-19”.

Finalmente señaló que la emergencia nacional no será resuelta con menos empresas, industrias y empleos.

CNP 7.614    

Loading...