Cerca de las 6:40 p.m. de este martes 3 de septiembre, se registró un motín en la zona 7 de la sede de Boleíta de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en Caracas, dejando como saldo hasta los momentos dos personas asesinadas, uno de ellos, decapitado.

Para este miércoles 4 de septiembre, la riña tomó mayor escándalo, luego de que familiares de los privados de libertad, se enfrentarán lanzándoles objetos a una comisión de la FAES que llegó a la penitenciaría.

Poco minutos después del cerco policial, los familiares empezaron a declarar a los medios de comunicación y denunciaron que el motín se generó ante la molestia de los reos, por el cobro en dólares de “vacunas”, por parte de los funcionarios de la PNB, para que sus parientes pudieran acceder a verlos, entregarles los alimentos y tener visita conyugal.

«Todo es pagar para ver cinco minutos a sus hijos . Todo es pagar para que les pasen un bocadito de comida, nos traen los peroles y nos los tiran como unos perros (…) Para que les lleven la comida nos piden es dólares y ¿De dónde uno va a sacar dólares?”, expresó la madre de uno de reos.

La esposa de unos de los detenidos, también afirmó que los efectivos de seguridad de la PNB los “extorsionando” y “sobornando”.

“La Policía Nacional desde anoche nos están maltratando (…) No nos dejan saber nada de nuestros familiares (…) Aquí nos están sobornando. Todo este problema empezó porque sacaron a todos los presos de la (celda) Kim Kong, para pedirle a sus familiares 150 dólares para volverlos a pasar otra vez allí. Aquí nos están extorsionando a todos”, denunció la mujer.

En relación a los dos reos asesinados, se pudo conocer que quedaron identificados como “Erick José Gastón, detenido por hurto, presuntamente su ´causa´ había robado un celular a uno de los detenidos y por eso lo matan”, y el otro respondía al nombre de “Javier Román Castillo”, según el periodista de sucesos Román  Camacho.

Loading...