Adán Chávez, hermano del fallecido líder venezolano Hugo Chávez, presentó este viernes 10 de mayo sus credenciales como nuevo embajador en La Habana al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

El dirigente cubano recibió en La Habana a varios embajadores recién acreditados en la isla, entre ellos Chávez y el nuevo representante de Irán, Rashid Bayat Mokhtari.

Adán Chávez, quien ocupa el cargo que dejó vacante Alí Rodríguez Araque tras su muerte en La Habana en noviembre pasado, entregó sus cartas credenciales en una ceremonia celebrada en la sede del Consejo de Estado de la isla, según reportaron medios estatales.

El nuevo embajador de Venezuela en La Habana conserva su puesto de vicepresidente de Asuntos Internacionales del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), según declaró el mandatario de la nación suramericana, Nicolás Maduro, al anunciar su nombramiento.

Cuba y Venezuela están unidos por una estrecha alianza política y económica y, a partir de la crisis que viven los venezolanos, La Habana se mantiene como uno de los principales defensores del Gobierno de Maduro, al que considera el único “presidente constitucional” frente al presidente interino, Juan Guaidó, reconocido por más de cincuenta países.

En la audiencia de este viernes, Díaz-Canel también recibió las cartas credenciales de los jefes de misión de Colombia, Tanzania, Mauritania, Filipinas, Costa de Marfil e Irán, en la isla.

Durante el acto, el representante del país persa, Rashid Bayat Mokhtari, expresó al presidente cubano la condena de su Gobierno a la decisión de Estados Unidos de aplicar el título III de la Ley Helms-Burton, que había permanecido congelado desde la aprobación de esa legislación en 1996.

La Administración del presidente estadounidense Donald Trump decidió activar desde el pasado 2 de mayo el título III de la ley que permite a los estadounidenses y cubanoamericanos demandar ante cortes de EEUU a las compañías que supuestamente se estaban beneficiando de propiedades en Cuba que eran suyas antes de la Revolución liderada por Fidel Castro en 1959.

Fuente: Efecto cocuyo

Loading...