Un venezolano que está detenido en Aruba por causas migratorias denunció que todos los que se encuentran bajo esa condición han sido convertidos en un negocio por parte de las autoridades de la isla.

Nos detienen arbitrariamente para luego pedirle recursos a Holanda”, aseguró el denunciante.

Caraota Digital obtuvo, de manera exclusiva, un mensaje grabado por uno de los venezolanos que se encuentra detenido en la isla de Aruba.

El sonido fue enviado a nuestra redacción por el abogado José Oropeza, defensor de derechos humanos.

El ciudadano explicó que el Gobierno de Holanda ha entregado recursos para que Aruba atienda la situación de los venezolanos detenidos en ese país.

Pero según el denunciante, tales recursos han sido utilizados para otros fines.

“La directora de migración, Trudys Hassel, fue a Holanda a buscar la cantidad de 6 millones de euros. El 70 % de ese dinero fue desviado a sus cuentas personales”, precisó el denunciante.

Este venezolano, cuya identidad se mantiene en reserva por su seguridad, señaló que toda la situación empeoró después del 19 de febrero de 2019.

Recordó que ese día el régimen de Nicolás Maduro decretó el cierre de las fronteras marítimas.

“Somos un negocio, por eso estamos siendo detenidos”, dijo el venezolano.

Violación a los derechos humanos

El denunciante relató que en Aruba hay dos centros de reclusión destinados a los venezolanos migrantes.

“Uno está ubicado al lado del Aeropuerto y otro que es denominado ABB”, dijo.

Indicó que en el centro donde él se encuentra hay alrededor de 60 venezolanos.

Aseguró que en el lugar hay hombres y mujeres, todos detenidos por razones migratorias.

“Se están cometiendo todo tipo de atrocidades”, aseguró.

Según el denunciante cuando hay requisas sorpresivas los obligan a desnudarse.

“Aquí hay varias mujeres venezolanas que están embarazadas”, indicó.

El denunciante aseguró que tienen que dormir en el suelo, no reciben visitas ni les permiten hacer llamadas telefónicas a sus familiares.

“La comida es pésima y tampoco recibimos artículos de primera necesidad. Esto es prácticamente un secuestro”, dijo.

Se conoció que a estos venezolanos no les han permitido tener contacto con los organismos internacionales, como Acnur o la Cruz Roja Internacional.

Deportarlos en vuelos clandestinos hacia Colombia

El detenido añadió que el cierre de la frontera ha agravado la situación migratoria de todos los venezolanos que se encuentran en las islas del Caribe.

Agregó que la medida les ha generado daños colaterales incalculables.

“Aquí nos presionan para que solicitemos ser deportados”, precisó.

Indicó que debido al cierre de las fronteras marítimas, están siendo enviados a Colombia en vuelos clandestinos.

Las leyes nacionales e internacionales prohíben enviar a un deportado a un país que no es el de su origen.

Otro testimonio

Yajaira Bohórquez, vía correo electrónico, informó que su esposo, Orlando Ferrer, fue detenido en Aruba el 16 de febrero de 2019.

“Nosotros ya realizamos la solicitud de asilo político y poseemos el certificado de Acnur, aún así mi esposo se encuentra detenido”, dijo Bohórquez.

La denunciante aseguró que las autoridades migratorias de Aruba no cumplen la ley.

“Tampoco nos permiten trabajar”, dijo.

Indicó que tienen una hija de apenas 3 años de edad. La situación les impide enviar a la pequeña a una guardería.

“No tengo dinero para cubrir ni los gastos básicos”, escribió Bohórquez.

 

Loading...