EL ANHELO DE CAMBIO ES UN SENTIMIENTO NACIONAL

 

“El anhelo de cambio es un sentimiento nacional” concluye señalando un documento, hecho público, denominado “Proclama por la defensa de la Constitución” suscrito por un grupo de constituyentes de 1999 y cuenta con las firmas de respaldo de un conjunto de personalidades. “El signo de estos tiempos -puntualiza el escrito- es el ejercicio autoritario del poder, la anarquía institucional, la violencia política, la debacle económica, el drama social y el caos de   los servicios públicos. Resulta indignante la represión, la utilización del aparato policial y judicial para la persecución política, la censura informativa y la violación sistemática de los derechos humanos.”

 

Los constituyentes Ricardo Combellas, Ernesto Alvarenga, Haydee Brizuela, Jesús Rafael Silbarán, Alberto Jordán Hernández, Froilán Barrios, Geovanny Finol, Leonel Jiménez Carupe, Virgilio Ávila Vivas Liborio Guarulla, Florencio Porras, Carlos Tablante. Allan Brewer Carías y Antonio Di Giampaolo Bottini junto a un grupo de personalidades de la vida política del país   suscriben la proclama inspirada en los artículos 333 y 350 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

En el documento se coloca al descubierto lo que consideran  como una   crisis de legalidad y de legitimidad  al precisar  que en el plano internacional más de medio centenar de países han reconocido la presidencia interina del diputado Juan Guaidó  y que un número mayor de naciones  se ha requerido la urgencia  de encontrar una válvula de escape al conflicto político, señalando la necesidad celebrar una nueva elección presidencial, lo cual en la práctica implica el desconocimiento del acto de votación del pasado 20 de mayo de 2018, marcado por una alta abstención y desarrollado con  un descomunal ventajismo y abuso de poder, con partidos proscritos y potenciales candidatos inhabilitados, encarcelados o en el exilio.

Los constituyentes puntualizan que el reciente informe de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU ha ratificado ante el concierto de las naciones lo que tantas veces ha sido denunciado internamente. Resulta evidente -añaden- que los agentes del estado ante la negativa a reconocer la delicada situación están incapacitados para atender la crisis por lo que respaldan la iniciativa de la ayuda humanitaria prevista por la Asamblea Nacional y abogan por una salida pacífica y democrática al conflicto que el país padece.

 

 

Loading...