Los decesos fueron de dos niños, cinco neonatos, un adulto y un adolescente

Nueve personas murieron en tres estados del país entre el 25 de octubre y el 3 de noviembre producto de fallas en el suministro de oxígeno, reseñó El Pitazo.

Los fallecimientos ocurrieron en hospitales de Barinas, Cojedes y Portuguesa. Esos centros de salud son surtidos de oxígeno por la empresa privada Oxicar, que actualmente presenta fallas para producir el gas terapéutico porque los apagones de electricidad afectaron su planta principal.

Las fallas en el suministro de oxígeno causaron la muerte de nueve pacientes en tres estados del país entre el 25 de octubre y el 3 de noviembre de 2018. Los fallecimientos se registraron en las entidades Barinas, Cojedes y Portuguesa.

En el hospital Egor Nucete de San Carlos, en Cojedes, falleció un niño de un mes y un neonato de 16 horas de nacido luego de la suspensión del oxígeno por las tuberías del centro asistencial entre el 25 y 26 de octubre; mientras que en el hospital Luis Razetti de Barinas se confirmó la muerte de cuatro neonatos, un niño y un adulto de 25 años que se recuperaba después de sufrir un accidente en una motocicleta el 1 el noviembre.

El noveno deceso se registró en Guanare. Un adolescente de 15 años, con dificultad respiratoria, falleció el pasado 3 de noviembre luego de que sus familiares no pudieron conseguir una bombona de oxígeno en diferentes zonas de la capital de Portuguesa.

Cuando se presentaba la falla en el suministro dentro del hospital Egor Nucete, 48 niños tuvieron que recibir ventilación manual y a través de bombonas de oxígeno que estaban disponibles en el centro de salud. Diez de los niños, que estaban en estado crítico, fueron trasladados a un dispensario del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss).

La contingencia por el déficit de oxígeno afectó al hospital universitario Miguel Oraá de Guanare. Médicos de la institución advirtieron que el tanque de almacenamiento, con capacidad de 5.000 litros, se estaba quedando vacío hasta el punto en que hasta el pasado viernes solo se contaban con 800 litros; incluso algunas bombonas de emergencia tampoco estaban llenas.

Los especialistas alertaron que la merma en el químico podría comprometer la atención en los servicios de cirugía, emergencia, terapia intensiva y neonatología y obstetricia. “El tanque es llenado cada 8 y 15 días; pero en los últimos días hubo demora en el suministro y eso produjo escasez”, indicó un trabajador del centro de salud.

A los hospitales Egor Nucete, Miguel Oraá y Luis Razetti les suministra oxígeno y gases medicinales la empresa privada Oxígeno Carabobo (Oxicar, C.A), ubicada en Valencia. La compañía manifestó a sus clientes el pasado 5 de noviembre que sus tanques de almacenamientos estaban “en un nivel peligrosamente bajo” debido a las fallas eléctricas que generaron daños en sus equipos. Ese día de noviembre, Oxicar comunicó a los hospitales y clínicas que estarían imposibilitados de suministrar los gases terapéuticos luego de una falla en el turbocompresor de aire.

“Para producir oxígeno y otros gases medicinales estas plantas deben contar con energía eléctrica continua y de buena calidad, y en el país hay demasiadas fallas”, resaltó Rodrigo Mijares, ingeniero de la Universidad Simón Bolívar. “Recientemente se aprobó, junto con el Ministerio de Salud, una normativa sobre gases medicinales y allí se establece que es indispensable que los hospitales cuenten con oxígeno y óxido nitroso para los procesos quirúrgicos porque eso garantiza el cumplimiento de la Ley Orgánica del Sistema Venezolano para la Calidad”, aseguró el especialista.

 

 

 

 

 

Loading...