Ante el derrame petrolero ocurrido en el Complejo Operacional de Petróleos de Venezuela S.A. en Maturín, estado Monagas, los habitantes del sector Jusepín se quedaron sin el servicio de agua potable, por lo que el Gobierno bolivariano decidió enviar el vital líquido a través de camiones cisternas a las comunidades afectadas entretanto se solventa la situación.

Sin embargo, los vecinos han denunciado desde la red social Twitter la mala calidad con la que les llega el agua “potable”, la cual no pueden consumir debido a los residuos de aceite.

VÍA LA PATILLA.

Loading...