Este domingo se cumplen 4 años desde el momento que el líder opositor Leopoldo López se entregó a las autoridades, tras ser acusado de instigación a la violencia en el marco de las protestas antigubernamentales. En julio de 2017 abandonó la cárcel de Ramo Verde y pasó a obtener el arresto domiciliario. 

López nació el 29 de abril de 1971 en Caracas, descendiente del libertador Simón Bolívar y también de Cristóbal Mendoza, quien fue el primer presidente de Venezuela. Desde joven mostró su inclinación por el mundo de la economía y la política. Estudió economía, entre 1996 y 1999, para luego trabajar en la estatal Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa); y en 2000 y 2001 fue profesor en la Escuela de Economía de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas.

Se graduó asimismo como licenciado en Sociología en el Kenyon College (Ohio) en 1993 y realizó una maestría en Política Públicas de la Universidad de Harvard en el año 1996. En el año 2000 empezó su rumbo en la carrera política y fue elegido alcalde del municipio Chacao, en el área metropolitana de Caracas, y reelegido en el 2004.

En agosto de 2008 fue inhabilitado para optar a cualquier cargo público hasta 2014 y fue acusado en dos casos de supuesto “mal uso de los recursos públicos”: uno en 1996, en la petrolera estatal Pdvsa y el otro en la Alcaldía de Chacao en 2004.

Su caso fue presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos que falló a su favor en septiembre de 2011, pero un mes después, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró “no ejecutable” aquella sentencia y mantuvo la inhabilitación, aunque sin cerrarle las puertas para postularse a próximos comicios.

López está casado con la activista en derechos humanos, Lilian Tintori, quien, desde que fue encarcelado, se convirtió en su portavoz y representante ante la sociedad nacional e internacionalmente. La pareja tiene ahora tres hijos, la última de ellas Federica, quien nació recientemente.

Camino presidencial

El líder de Voluntad Popular se presentó como precandidato presidencial en el año 2012, aunque finalmente se sumó al proyecto político de Henrique Capriles, cuando se midió contra el expresidente Hugo Chávez. Se convirtió en blanco del Gobierno venezolano y las acusaciones en su contra no cesaron; en febrero de 2013 fue acusado formalmente por la Fiscalía de la República por “tráfico de influencias”.

Un mes después, tras el fallecimiento de Chávez y la convocatoria de elecciones presidenciales, volvió a dar su apoyo a Capriles, pero los comicios de ese14 de abril, dieron como resultado la elección de Nicolás Maduro, candidato del Psuv y hasta ahora presidente de Venezuela.

En mayo de 2013 López fue nuevamente imputado, esta vez por su presunta responsabilidad en el desvío de una partida presupuestaria en el año 2002 cuando era alcalde de Chacao.

Acusaciones en aumento

Apostó por un cambio para el país desde las calles, y fue uno de los convocantes de la manifestación del 12 de febrero de 2014 en Caracas, a propósito del Día de la Juventud; una fecha que llenó de luto al país, pues terminó con un saldo de tres muertos y decenas de heridos.

Por esos hechos se dictó una orden de captura contra él, bajo la acusación de instigar a la violencia. Pese a enfatizar su inocencia a través de su testimonio y múltiples pruebas, el 18 de febrero decidió entregarse a las autoridades, un episodio que marcó un momento histórico, rodeado de gran cantidad de venezolanos que apostaban a su liderazgo.

Posteriormente, fue recluido en la prisión militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, acusado de los delitos de instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad e incendio. Tras ser juzgado por estos delitos, el 10 de septiembre de 2015 fue condenado a 13 años, 9 meses y 7 días de cárcel.

Su defensa y la oposición venezolana, pidieron la anulación de dicha condena, después de que uno de los fiscales reconociera el uso de pruebas falsas por presiones del Gobierno. Sin embargo, en agosto de 2016 la Corte de Apelaciones ratificó la sentencia y tras un recurso de casación, el 16 de febrero de 2017, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela ratificó la condena.

Casa por cárcel 

El pasado 8 de julio de 2017 se dictó la medida de arresto domiciliario o “casa por cárcel” por la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en favor de Leopoldo López, y muchas interrogantes surgieron en la población sobre en qué consistía esta medida.

Las dudas se fundamentan en hechos como que López, desde que fue anunciado el beneficio recibió visitas en su hogar, convertido ahora en su presidio, y también pudo comunicar vía telefónica con notables figuras como el presidente argentino, Mauricio Macri, entre otros, algo a lo que no pudo acceder durante los tres años y 5 meses en los que estuvo recluido en la cárcel militar de Ramo Verde.

Según la teoría del Derecho Penal, esta medida sustitutiva de libertad de arresto domiciliario es una pena que figura, como accesoria de otras o como principal, en la mayoría de los códigos penales de los distintos países. Se define como “la privación de la libertad de movimientos y comunicación de un condenado o acusado que se cumple fuera de los establecimientos penitenciarios, bien en el propio domicilio u otro fijado por el tribunal sentenciador“.

Revelaciones cuatro años después 

Luisa Ortega Díaz, fiscal general de la república en el exilio, aseguró este jueves que Diosdado Cabello la presionó para responsabilizar al dirigente opositor Leopoldo López por las muertes ocurridas durante las protestas del año 2014. “Me presionaron para que yo dijera que el autor de la muerte de Bassil da Costa y Juan Montoya era Leopoldo. Me presionó Diosdado Cabello“, dijo en una entrevista para la cadena Blu Radio, de Colombia.

También acotó que el fiscal designado al caso quería emitir una orden contra López por homicidio y terrorismo pero ella objetó y obligó a que se cambiara el tipo de delito. “Ellos en muchas ocasiones me presionaron y yo no cedí ante esas presiones. Me presionaban llamándome, incluso el mismo Nicolás Maduro”, agregó.

A raíz de estas declaraciones, con mayor énfasis el grupo de defensa de López, oposición venezolana y comunidad internacional exigen que se le otorgue la libertad plena, a quien ahora, desde su casa espera alguna acción en respuesta.

Vía CaraotaDigital.net

Loading...