Los usuarios que utilizan a diario el BusCaracas, también llamada la Línea 7 del Metro de Caracas, se han quejado de desmejoras en el servicio por el tiempo que tardan en la espera de las unidades en cada una de las estaciones y porque los niveles inseguridad  se ha agudizado en los últimos seis meses.

Rafael Herrera, vecino de la parroquia San José, denuncia que de las 12 unidades que operaban, cuando se inauguró este sistema, ahora solo quedan 3 y el tiempo de espera en cada estación es de más de 20 minutos.

Además afirmó que hay poca vigilancia y hay estaciones como La Hoyada, El Cristo, La  Bandera y Roca Tarpeya, que son “zona roja porque a diario se registran atracos.”

“Tengo más de 40 minutos esperando un BusCaracas. Otro servicio tirado al abandono, así como el metro”, se quejó ayer  Carlota González quien a diario utiliza este servicio para trasladarse desde Los Ilustres hasta el centro de Caracas.

Recuerda que cuando comenzó el sistema funcionaba muy bien. “Era seguro, rápido y las unidades muy cómodas,  pero ahora es un desastre”.

Este sistema de transporte fue inaugurado en octubre del 2012, a pocos días de unas  elecciones presidenciales, luego de más de cuatro años en construcción y de varias modificaciones del proyecto. El objetivo del  servicio  fue priorizar el transporte colectivo por encima del individual, reducir la contaminación, aumentar la velocidad de circulación.
De acuerdo a un informe elaborado por la Asociación Civil Familia Metro, son varias las razones que contribuyen con el retraso en el arribo de las unidades. Por un lado está la falta de buses, lo que se une al aumento de la demanda de usuarios, a raíz del incremento de pasaje en transporte público.

Las personas prefieren utilizar este sistema que es gratis que pagar mil bolívares en las unidades de transporte.

Otra de las fallas de este servicio es que las estaciones han sido desvalijadas, carecen de sistemas de control y apoyo de la operación comercial como, telefonía y anuncios al público. Además, tampoco poseen las facilidades para la permanencia del personal operativo.

Según los vecinos, la falta de iluminación en todas las estaciones es otro problema que debe ser corregido.

Proyectos engavetados 

En el año 2016 las autoridades de la alcaldía de Libertador y Distrito Capital anunciaron, dentro del Plan Caracas Bella, la creación del sistema Centro Bus para descongestionar las vías de la capital, que no era  otra cosa que habilitar canales exclusivos para la circulación del transporte público. Similar a lo que hicieron con el Buscaracas.
Este proyecto se anunció para la avenidas Baralt y Sucre. Y paralelamente la entonces alcaldía Metropolitana también tenía un sistema parecido  para la Francisco de Miranda.

No era la primera vez que se anunciaban estos   proyectos de los canales exclusivos para autobuses (conocidos por las siglas BRT, Bus Rapid Transit), y que existen en otras ciudades de América Latina como Bogotá, Curitiba y ,Buenos Aires, para agilizar e incentivar el uso del transporte público.

Sin embargo, estas mejoras en la movilidad para Caracas se han quedado engavetadas a pesar de que se presentaron los anteproyectos de algunos de los corredores viales. En el caso de la Baralt sería de 5 kms y conectaría desde la Cota Mil hasta El Paraíso.

Según los proyectistas éste sería el  más fácil de ejecutar  pues no requiere construcción de estructuras, solo las estaciones,  ni expropiaciones porque se utilizaría los canales centrales de la arteria vial .

Vía ElUniversal.com

Loading...