Una mujer embarazada llegó hasta el Centro de Diagnostico Integral en la población de Carrasquero, estado Zulia, pero el médico cubano de turno no quiso atenderla pese a que ya había roto fuente. Al salir del lugar se desplomó en plena calle y la naturaleza hizo el resto: el bebé salió y, aunque lleno de la tierra del lugar, empezó a respirar.

Ambos fueron llevados a la emergencia del mismo CDI donde el pequeño logró ser estabilizado ya que su respiración era dificultosa.

Según denunciaron los familiares de la parturienta, la respuesta del médico de guardia al recibirla fue: “busquen plata y llévenla al hospital de El Mojan”, ubicado en la capital de ese municipio marabino.

Los testigos no quisieron ser identificados al igual que los familiares de la ahora madre. Situaciones como estas son frecuentes y evidencian el deterioro del sistema de salud del Zulia.

Vía CaraotaDigital.net

Loading...