El dirigente estudiantil Villca Fernández, quien se encuentra recluído desde el pasado 31 de enero de 2016 en la sede de El Helicoide perteneciente al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), inició este miércoles una huelga de hambre para exigir de esta manera su traslado al Hospital Militar debido a la delicada situación de salud que presenta actualmente.

Por medio de un comunicado, Fernández, explicó las razones que le llevaron a tomar esta decisión, cabe resaltar que la audiencia del dirigente fue diferida por undécima vez hace varios días.

Fernández es un activista y líder estudiantil que participó en decenas de protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro sobre todo en 2014.

A continuación el comunicado íntegro:

Dicen que me van a llevar y es mentira, una burla constante por parte de los funcionarios. Hago responsable a Carlos Calderón, Gustavo Gonzalez y a Nicolás Maduro de mi salud y mi vida. Inicio esta huelga de hambre con una tensión de 170 la alta y 150 la baja. No levantaré esta HUELGA DE HAMBRE hasta que inicien los traslados para los distintos detenidos que tengan su audiencia en los tribunales, como tampoco la levantaré hasta tanto nosea llevado al HOSPITAL MILITAR y me garanticen mi derecho a la salud que es mi derecho a la vida.   Basta de atropellos por parte del estado a quienes estamos secuestrados en este lugar. Hago un llamado a la comunidad internacional y organizaciones  de los DDHH a que habrán una investigación exhaustiva en este lugar donde se tortura y violan nuestros DDHH a diario.   Tenemos un gobierno que está hablando de diálogo pero que sus acciones son de guerra, asícomo asesinaron a los ex-funcionarios  ‎el pasado 15 de enero en El Junquito de igual maneranos torturan y violan día a día nuestros DDHH a los prisioneros políticos. Nos están matando lentamente en estas mazmorras. Se supone que el diálogo es para frenar todo tipo de confrontación y para solucionar los problemas del país políticamente, social y económicamente pero el hecho de tener que iniciar una nueva HUELGA DE HAMBRE para exigir que se nos respeto el derecho a la vida y al debido proceso es una clara demostración que no toman en serio el diálogo. “Cuando los derechos de los ciudadanos no son respetados, es deber conquistarlos”.

Vía Caraotadigital.com

Loading...