La unidad de Nefrología del Hospital Central de San Cristóbal, está prácticamente colapsada por las filtraciones que tiene y que ya han destruido parte del cielo raso, tanto de este espacio como de otros de este mismo servicio al cual acuden los pacientes con insuficiencia renal que van allí a dializase.

Por Marina Sandoval / Diario La Nación

Y es que según el personal médico que allí presta servicio y entre otros, Gerson Ramírez, trabajador del área de diálisis, al problema le suman otro peligro más: el de la contaminación por los efectos que genera la humedad.

De hecho, informó un médico de guardia este viernes, que han tenido pacientes que se han contaminado por la situación, de hecho, en ese momento atendían a uno que estaba en esas condiciones, aunque se encontraba bien, recibiendo la diálisis.

Según el personal, la situación tiene más de cuatro años y es producto de que cuando hicieron la placa, no le dejaron el desnivel reglamentario y como quedó demasiado plano, “se empoza, y el agua busca su cauce y como salir, y por eso ocurrieron las filtraciones”.

Algunos miembros del personal dicen que no hicieron la impermeabilización completa cuando debieron hacerlo; otros que de nada sirve porque sería “un gasto más de recursos, pues solamente se corrige esa falla, cuando le hagan una caída”, y llamaron la atención para que el Ministerio de Salud, tome cartas en el asunto, porque esa área es el techo de la consulta externa del máximo centro asistencial y del tomógrafo.

Del problema de contaminación, indicó el galeno que se supone que esa área de diálisis es estéril, descontaminada, lo cual no es así por la humedad, el hongo que se forma y el polvo, “pero en cualquier momento, el parche que le pusieron al cielo raso, que es una tabla gruesa, le puede caer a alguien en la cabeza”.

Mientras tanto, al entrar al Servicio de Nefrología lo primero que resaltan son la cantidad de garrafas que hay a lo largo y ancho de la misma. “Así es como el personal recogemos el agua en potes” –dijo Ramírez, quien señaló como se “ha venido cayendo el cielo raso”-

Por eso, junto al personal médico, llamó a las autoridades del Ministerio de Salud en Caracas, para que tome cartas en el asunto porque esta área se está deteriorando cada día más y no se sabe cuándo puede terminar de colapsar, porque en cualquier momento puede suceder si sigue habiendo humedad y destruyéndose esa placa”.

Vía LaPatilla.com

Loading...