Contrario a la actitud triunfalista que se ha apoderado de la mayoría de los voceros gubernamentales en relación con las elecciones presidenciales previstas para el venidero  2018, en sectores de la oposición la indefinición  y la desconfianza  se ponen de manifiesto en las expresiones de sus distintos dirigentes  y observadores.

En entrevista a través de Unión Radio, el dirigente del PSUV, Roy Daza, aseguró este lunes que luego de las elecciones de la Constituyente  nació un  nuevo mapa político en el país aque favorece a su partido, al tiempo que expresó su convencimiento de que habrá elecciones en 2018.

Por su parte el  vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, ha asegurado la permanencia de las condiciones pasadas en el venidero proceso, señalando que las mismas serán las de siempre con el mismo CNE, REP, centros de votación y fuerzas armadas,  mientras los participantes por la MUD en el diálogo con el Gobierno, como Julio Borges y Luis Florido, mantienen la posición de incluir el tema del CNE entre las exigencias para mantenerse en el proceso que se lleva a cabo en República Dominicana.

Andrés Velásquez, ha venido reiterando la necesidad de que la oposición en su totalidad cumpla una hoja de ruta de cara a la presidenciales, que en principio debe estar  dirigida a escoger a través de primarias un candidato único, por lo que propone  que tanto los partidos políticos como la sociedad en general promuevan la unidad nacional que, en su concepto,  garantizaría un cambio de gobierno. En rueda de prensa este lunes, Velásquez emplazó a quienes aspiran ser candidato presidencial, entre los que citó a  Leopoldo López, Henry Falcón, Claudio Fermín, Henry Ramos Allup, María Corina Machado y a Henrique Capriles, a fijar una fecha para las primarias antes que sean convocadas las elecciones.

Mientras que el politólogo proveniente de la escisión del chavismo,  Nicmer Evans, plantea, sobre la escogencia a través de primarias de un candidato único para las presidenciales, la necesidad de que se reconozca la diversidad de la oposición. A través de Unión Radio, dijo ayer que “lo primero que me gustaría desmontar es la tesis de la polarización. Matemáticamente si el Gobierno representa el 25%, un sector de la oposición puede ganarle al Gobierno pero tenemos un sistema electoral que no da garantías; la oposición es diversa para pretender que haya un solo candidato porque no se ha hecho el trabajo para que eso se logre, lo que puede pasar es que haya un fenómeno outsider, que no necesariamente sea por consenso”.

Por otra parte, en el ámbito de   analistas de tendencias electorales, se impone el convencimiento de que existen factores determinantes que estarían atentando contra una victoria oposicionista.

De acuerdo con información divulgada durante los últimos días por distintos medios de comunicación, tanto la ONG Súmate como la encuestadora Delphos, coinciden en señalar la  necesidad de considerar la influencia que sobre un proceso electoral próximo pueda ejercer el éxodo de venezolanos al exterior, que estiman en alrededor de dos millones de personas de determinante mayoría oposicionista, y que representarían cerca del 10 por ciento de Registro Electoral.

Dijo Félix Seijas, direrctor de la encuestadora, que la migración venezolana incrementa las probabilidades de triunfo para el sector oficialista. Sin embargo, admitió que no sería ésta la única razón por la cual la oposición se sometiera a la posibilidad de un nuevo revés electoral. “La elección está en riesgo por el desaliento de los votantes dentro del país, la desconfianza en el CNE,  la desconfianza hacia la oposición debido a que un importante grupo de personas considera que juega a intereses propios y no colectivos”, dijo.

Vía ElUniversal.com

Loading...