«En lugar de diciembre parece que estuviésemos en enero», le dijo Teresa Silva al lunchero, quien coincidía con su clienta en que el lunes tenía aires de feriado. El día después de las elecciones municipales arrancó lento, durante toda la jornada las vías principales lucieron despejadas, algo impensable en otros tiempos a mediados de diciembre.

Varios factores jugaron a favor del letargo. Los bancos no  trabajaron por tratarse del último feriado bancario de 2017; las clases ya culminaron en la mayoría de los planteles a excepción de alguna fiesta de Navidad que tendrá lugar esta semana. Tras el receso electoral, son pocos los alumnos que retornarán a las aulas pues los docentes tomaron las previsiones de realizar el cierre de proyectos antes de las elecciones. A esto se suma el periodo de vacaciones colectivas que ya arrancó en algunos negocios y compañías.

Cuadrillas de recolección amanecieron limpiando los desechos que dejaron las celebraciones oficialistas en la plaza Bolívar y en la redoma de Petare por el triunfo de Érika Farías y José Vicente Rangel Ávalos en las alcaldías de Libertador y Sucre. Poco movimiento se vio en los alrededores de los entes gubernamentales y algunos comercios abrieron más tarde de lo habitual.

En las avenidas Fuerzas Armadas, Nueva Granada y en Los Palos Grandes despejaron postes y paredes de la propaganda electoral. Las licorerías se mantuvieron cerradas acatando la medida de Ley Seca que prohibió la venta de licor hasta el lunes a las 6  p.m.

En instituciones como la Sala Cuna de Petare, Canigua, La Unión y José de Jesús Arocha, que funcionaron como centros de votación, destinaron el día para limpiar las instalaciones. El común denominador en los cinco municipios del Área Metropolitana fue la basura amontonada en calles y aceras y aunque fue un día tranquilo los usuarios del Metro no se salvaron del retraso con el que amaneció este lunes el servicio.

Vía ElUniversal.com

Loading...