Según un informe del departamento de migración de Colombia, 28% de las personas que cruzan la frontera colombo-venezolana, lo hace con  la finalidad de comprar medicamentos.

Los medicamentos para el tratamiento de enfermedades crónicas puede costar en Cúcuta hasta 50 veces más que el precio establecido en Venezuela.

El medicamento Atorvastatina, medicamento para reducir el riesgo de infarto y disminuir los niveles de colesterol, por ejemplo, cuesta 19.000 bolívares en San Cristóbal, mientras que en la nación vecina puede sobrepasar los 50.000 pesos, lo que equivale a Bs. 200.000.

Cabe destacar que los venezolanos se ven obligados, ante la “desesperación”, a buscar en las farmacias colombianas los insumos y fármacos que se han vuelto “imposibles” de conseguir en el país.

Vía LaVerdad.com

Loading...