Eugenio Martínez, periodista especialista en procesos electorales, aseguró este lunes que la abstención registrada en las pasadas elecciones municipales del domingo 10 de diciembre, carece de planificación por parte de la oposición y por tanto no puede calificarse como “desobediencia civil”, porque es incierto su rédito político a futuro.

“La abstención no puede calificarse como desobediencia civil solo quedó en la nada, porque no hay una estrategia detrás”, opinó durante una entrevista en el Circuito Éxitos, en alusión a las elecciones presidenciales del 1998, cuando Hugo Chávez capitalizó el descontento de los venezolanos para llegar al poder.

En este sentido, afirmó que a la oposición no le quedará otra tarea que “cerrar fila” con la decisión tomada por Un Nuevo Tiempo (UNT) y Avanzada Progresista y unificarse de cara a las presidenciales de 2018, esto ante lo que fue la negativa de los grandes partidos como Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP) de ser parte de la última contienda electoral.

Por otra parte, aseveró que el chavismo ha logrado el objetivo de desvalorizar el voto como mecanismo para elegir y lo transformó en un método de manipulación contra los ciudadanos más necesitados económicamente.

Calificó los últimos procesos electorales en el país como “simulacros que fueron fortaleciendo el férreo control social del oficialismo”, que sabe que gran parte de los venezolanos depende de la caja CLAP como una herramienta de alimentación ante la escasez y crisis hiperinflacionaria.

Por último, destacó que el proceso de inhbilitación contra los principales dirigentes opositores, que a su juicio inició en 2016, se profundizará en 2018.

“Tratarán de pasarle por encima a cualquier fuerza política que les haga frente en 2018 y uno de los mecanismo es ese (inhbilitación) y esto debe obligar a la oposición a cerrar fila de cómo actuar”, puntualizó.

Vía CaraotaDigital.net

Loading...