Cuando analizamos los efectos que el control cambiario causa en el deterioro social del país, el mismo es vinculante, al observar como el tener tres tipos de cambio las distorsiones causadas en los precios de los productos son evidentes.

El dólar controlado a razón de Bs 10, es manejado exclusivamente por los entes gubernamentales. Los montos destinados para estas operaciones son estimadas ya que quienes lo adquieren y las cantidades asignadas no se hacen públicas.

Lo que sí es evidente que estos se han reducido en los últimos meses, al observarse una menor cantidad en los alimentos y medicinas adquiridos a esta paridad cambiaria, los cuales se obtenían a menores precios en Bs, en las redes comerciales tanto pública como privada.

Buena parte de los montos asignados a Bs 10 por $, actualmente se utilizan mayormente para la importación de los alimentos que surten a los CLAP.

El dólar Bitcoin el cual se cotiza alrededor de los Bs 3.500, no ha logrado su objetivo de frenar el dólar del mercado abierto, al no haberse sostenido en el tiempo su compra venta para facilitar su adquisición por parte de las empresas privadas, sobre todo las importadoras de alimentos y medicinas. Ya lleva varias semanas que no se realizan operaciones, al dejar el Banco Central de ofertarlo.

El dólar de mercado libre hoy se cotiza a niveles preocupantes y angustiantes, al haber aumentado hasta 20 veces (2.000%), en las últimas semanas con sus efectos en el costo de vida al encontrarnos que la casi totalidad de los productos de mayor necesidad de consumo también han aumentado siguiendo la misma tendencia alcista del dólar paralelo.

Lo cual nos indica que la mayor parte de las importaciones que se realizan en el país se están adquiriendo al valor de mercado de este dólar.

Se hace evidente que el deterioro social, está vinculado con un control de cambio que solo ha logrado el aumento de los precios de los productos que necesitamos consumir, a la mayoría de ellos ser importados y ser adquiridos al dólar paralelo.

Sus consecuencias están a la vista en la disminución del consumo, el aumento permanente de precios y los crecientes niveles de pobreza.

Vía: El Impulso 

Loading...