La vuelta al gabinete ejecutivo de Carlos Osorio Zambrano, ahora como ministro de Transporte, designado este domingo por el presidente Nicolás Maduro, ha reavivado el recuerdo de muchos venezolanos los escándalos de corrupción de los que se acusó al exmilitar y por los que nunca fue investigado.

Osorio fue presidente de la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos, S.A. (Pdval), así como superintendente nacional de Silos y viceministro de Seguridad y Soberanía Alimentaria. En marzo de 2015 fue nombrado, de nuevo, presidente encargado de la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (CASA) , cargo que ya había ocupado en 2011. Fue ministro para la Alimentación en dos ocasiones, la primera entre 2010 y 2013, y la última desde principios de 2015 hasta el 19 de enero de 2016, cuando fue sustituido por Rodolfo Marco Torres y nombrado como comandante de la Región Estratégica de Defensa Nacional (Redi) Central.

Una semana después de su salida del ministerio de Alimentación, se produjo la detención de varios funcionarios acusados de enriquecimiento y manejo arbitrario de alimentos en Abastos Bicentenarios, entre ellos, el presidente y la administradora de la Corporación Venezolana de Alimentos (CVAL), Heber Aguilar y Bárbara Neidi Figueroa, así como la presidenta de la Red de Abastos Bicentenario S.A, Bárbara González. Ambas instituciones dependen del ministro de Alimentación, quien designa a los directivos.

Además,  fue acusado de estar involucrado en la compra de alimentos de una empresa brasileña sin pasar por los protocolos de licitación en octubre de 2015. Un mes después de la compra, sólo había llegado el 40 por ciento de los productos adquiridos. Tras consignar las pruebas ante el Parlamento venezolano, la diputada al Consejo Legislativo del estado Carabobo, Neyda Rosal pidió que Osorio rinda cuentas sobre su participación en la red de distribución pública, al estar asociado con los gerentes de la Corporación Venezolana de Alimentos (CVAL) y Abastos Bicentenarios.

En vez de investigar al General Osorio, quien es el encargado de la importación de alimentos, el ministro de Interior, Justicia y Paz, Gustavo González López, anunció que fueron detenidos 49 empleados, entre gerentes y subgerentes, de los Abastos Bicentenario por venta ilegal de los productos regulados y acaparamiento.

Luego de que todos estos escándalos han salido a la luz, muchos grupos estuvieron buscando investigar a Osorio. La Asamblea Nacional pidió su interpelación el 14 de abril pasado, para que explicara ciertas denuncias, lo que nunca prosperó. Todos estos datos han sido recopilados por el portal Guisosrojos.com.

Incluso, el Partido Comunista de Venezuela, aliado al Gobierno, solicitó investigar a Osorio por casos de corrupción dentro de Abastos Bicentenario. De la misma manera Estados Unidos pidió investigarlo por presuntos ilícitos en la importación de alimentos.

Su desaparición en los últimos dos años de la palestra pública hizo sospechar que ese bajo perfil ocultaba algo, hasta este domingo cuando Maduro lo nombró como nuevo titular de la cartera de Transporte, luego de haber tenido este mismo año un fugaz paso en el ministerio de la Secretaría de la Presidencia.

Tantos fueron los señalamientos contra el repitiente ministro en la gestión de Maduro que aproximadamente para el mes de junio del año 2016, una juez de Carabobo ordenó prohibir a los diputados de la Mesa de Unidad Democrática Carlos Tablante, Ismael García y Carlos Berrizbeitia, publicar información sobre el mayor general del Ejército, Carlos Osorio, luego de que los parlamentarios denunciaran irregularidades administrativas en la importación de alimentos durante el tiempo que ocupó el cargo de ministro de Alimentación.

Vía Caraotadigital.com

Loading...