Por José Gregorio “El Gato” @josegbricenot

En las paupérrimas y dolorosas condiciones en las que está Venezuela, no habría ni que hacer llamados a hacer un bloque único de enfrentamiento sin cuartel contra la organización criminal que usurpa el poder. Potenciar a niveles máximos la fuerza opositora es lo que a la mayoría de los venezolanos nos parece sensato y coherente independientemente de que se nos llene de ejemplos de cómo, quien y cuando, en gestas de independencia y guerras pasadas el liderazgo opositor en el mundo  hiciera negociaciones, pactos, acuerdos que contribuyeron o sellaron el logro de la ansiada libertad. Estas sabandijas que nos oprimen no son estadistas, no son seres con un mínimo de sensatez, entiéndase, son lacras animados únicamente por cundir el terror y poder apropiarse por siempre de las riquezas de nuestro país.  A eso nos referimos cuando rechazamos diálogo o cualquier forma de acercamiento con esa especie degenerada. No hay credibilidad en ninguno de sus ofrecimientos, ya es desvergüenza cualquier intento de acuerdo con esa alcantarilla y sus bichos.

Siguen sucediendo eventos que tratan de “suavizar” el camino hacia una trampa electoral más y es que el pasado lunes pudimos ver con alegría y mucha felicidad la liberación de 110 rehenes que nunca tuvieron que estar secuestrados tan miserablemente.

Ver y escuchar los testimonios de algunos de los rehenes fue conmovedor, dantesco e inimaginable semejante barbarie, pensé que esas prácticas tan inhumanas no eran posible, pero me quedé corto. Se me vino a la mente el fiscal ilegítimo de Tarek William Saab quien viene pavoneándose desde hace años de ser defensor de los derechos humanos y por el contrario pasó al basurero o cloaca de la historia venezolana ya que siendo fiscal General de la República avaló y no movió un dedo para evitar que se hayan ejecutado secuestros y torturas de las más atroces, superando con creces las perpetradas durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, teniendo soportes tan bien documentados como el presentado por la comisionada de la O.N.U para los DD.HH Michelle Bachelet sobre los viles y crueles asesinatos o ejecuciones extrajudiciales.

No  imaginé que el gestor de las liberaciones de los rehenes fuese Henrique Capriles, realmente fue para mí una sorpresa que se atribuyera esta “liberación”. Toda gestión para hacer el bien hay que aplaudirla pero también hay que sopesar el costo en que esto se traduce en circunstancias tan traumáticas de nuestro país. Creo como Venezolano perseguido con bastante saña y odio por el narcoregimen, que debo dar mi humilde opinión a mis seguidores y especialmente a los de mi amado estado Monagas. Conocí a Henrique Capriles en el año 1999 cuando presidió la cámara de diputados de la cual yo fui uno de sus integrantes y siempre hemos tenido buena relación con respeto y en el marco de las diferencias políticas. En el año 2012 tuvimos varios diálogos y lo apoyé en su primera y segunda aspiración presidencial; en el marco de la gira como candidato lo acompañé a Barquisimeto en dónde nos reencontramos varios gobernadores de la época. Ese acercamiento me dió la oportunidad de conversar con él y hablamos el tema del proyecto país lo que fue muy interesante pues encontramos muchos puntos coincidentes en nuestra visión de la Venezuela soñada.

No es mi ánimo entrar a descalificar su posición pero si como actor político en el exilio creo necesario que nos aclarare su posición porque esta reaparición poco ponderada generó un altibajo en la tan necesaria unidad, la unidad ante el destructor de nuestra patria. Antes de entrar a las interrogantes debo invocar la historia de los precursores de la democracia Venezolana como don Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, Jóvito Villalba quienes en pro de la gobernabilidad firmaron el pacto de Punto Fijo, lo que debe ser un requisito de ilustración para los políticos Venezolanos, con sus pros y sus contras. Todos tenían sus proyectos políticos y personales, mantuvieron duros debates, pero nunca pusieron en riesgo la esencia del proyecto para el país y la innegociable ruta de vivir en democracia. Hoy las circunstancias nos imponen más sapiencia porque estamos en los momentos más menguados de la patria y estamos secuestrados, repito por una organización criminal internacional y las circunstancias no son las mismas, además de que el país nos impone unidad, en el sentido más inflexible de la palabra, de nuevo insisto, por la podredumbre a la que estamos enfrentando.

Serían muchas interrogantes para Henrique pero trataré las más importantes desde mi punto de vista: 1- Siendo el Partido Primero Justicia uno de los soportes fundamentales del Presidente interino y teniendo los cargos más importantes dentro de dicho gobierno ¿Por qué no los convocó a un arduo debate antes de comenzar un diálogo con los aliados del narcoregimen? 2- Yo estoy de acuerdo con algunos cuestionamientos que has hecho, entre ellos: la aventura no blindada del 30 de abril, la operación Gedeón, la oposición no tiene discurso social, y yo agregaría que la presidencia interina permitió que el G-4 secuestrara las decisiones con un sectarismo mediocre que le hizo mucho daño. 3- En tu larguísima exposición te referiste al caso de Polonia de la década de los 80 en donde votaron por un parlamento desbalanceado dando 70 % para el gobierno y sólo 30 % a elegir pero no fuiste sincero al decir que existían condiciones mucho más ventajosas que las que ofrece el capo Maduro. 4- Recuerdo que a finales del año 2017 te pronunciaste después de las elecciones de gobernadores y fuiste claro y categórico al decir que ya se había agotado la vía electoral porque era imposible ganarle a esos tramposos, criterio ampliamente compartido porque todas las encuestas le daban a la oposición 16 gobernaciones y sólo se lograron apenas 5 y dos se las robaron por no juramentarse en la ilegal Asamblea Nacional Constituyente. Tu candidato, Carlos Ocariz, jamás perdía esa elección por tu excelente gestión de gobierno, lo mismo, el descarado robo o trampa en el estado Bolívar con Andrés Velazquez. 5- ¿No crees Henrique, que Maduro lo que busca es utilizarte por tu trayectoria como figura relevante de la oposición y al participar en ese fraude y reconocer la nueva Asamblea Nacional, debilitarias el apoyo de los 60 países que hoy apoyan a Guaidó y los logros indiscutibles del gobierno interino como lo es la gestión diplomática, logro de apoyo y sanciones a corruptos, rescate de los activos internacionales, como Citgo, Monomero, el oro del Banco Central que está en Inglaterra, corren el riesgo de que se le devuelva a Maduro para que se lo terminen de robar? 6- Afirmaste qué Maduro había aceptado la propuesta de la Observación Internacional de la Unión Europea y la O.N.U ya qué desde el año 2005 no la aceptaban pero se te olvidó que hacía 10 días antes de tu pronunciamiento la Unión Europea ya le había dicho que no a la Observación porque no había condiciones y tenían que cumplir con una serie de normativas que no cumple la narcotiranía. O sea, qué no cumplen con la metodología de la O.N.U y U.E. 7- Tu aparición repentina con estas novedades me hizo recordar cuando en el 2017 la oposición anunció que no iba a las elecciones presidenciales de mayo del 2018 y salió a las pocas horas Henry Falcón anunciando que sí competiría porque Maduro le daría condiciones mínimas para ello, que no existirían los puntos rojos en los centros de votación y no harían cadenas presidenciales entra las tantas condiciones que exigió. Lo “engañaron” o creyó engañarnos peor que a un niño porque a cambio los PUNTOS ROJOS SE INSTALARON DENTRO DE LOS CENTROS DE VOTACIÓN Y LAS CADENAS PRESIDENCIALES SE CUADRUPLICARON. Creo que ya lo sabes pero lo recuerdo por si acaso: Malandro no tiene palabra.

Te recuerdo la teoría del Ñu que la explicaba muy didácticamente el periodista, intelectual e inmortal Óscar Yanes, no la pierdas de vista.

Como un venezolano más, te hago un llamado muy respetuoso a que rectifiques esa posición y ni siquiera se sospeche que algo te une a esos narcobandoleros, eres suficientemente avezado en política como para suponer que te están utilizando y saben que eres una pieza importante en tan aciagos momentos. La ruta real es que rectifiques, pero hacia la libertad sin socios rastreros ni rateros, sin lastre que cargar.

Venezuela y sus hijos reclamamos la mayor y más honesta unidad en tan difícil momento.

De la mejor manera y desde la cárcel del exilio te invito a seguir la ruta que busca aliviar los padecimientos de nuestra gente, la ruta es rectificar hacia la libertad sin entregar ni un ápice de consideración hacia quienes con ferocidad no les importó desguazarnos a mansalva. Más que nunca convencido de que hay suficiente fuerza de nuestra parte para derrocar a la tiranía, no cabe un segundo de distracción y debilidad en esta masa de voluntades convencida de que ya los estafadores tiene sus bases socavadas y caerán pronto por el peso de la crueldad y la depravación a la que han llegado. Mis oraciones enfocadas en el trabajo unitario y  denuncia con lo único que queda LA PLUMA Y LA PALABRA.

José Gregorio “El Gato” Briceño Torrealba

Twitter: @josegbricenot

Instagram: @josegbricenot

Facebook: José Gregorio El Gato Briceño

gatobriceno.blogspot.com

Fuente: http://gatobriceno.blogspot.com/2020/09/capriles-rectificar-es-la-ruta.html

Área de archivos adjuntos

Loading...