Los miembros del jurado decidieron que el hijo del mandatario estadounidense mintió sobre su consumo de drogas al comprar un arma.

Tras una semana de testimonios de testigos y presentación de pruebas en el juicio penal, llevado a cabo en un condado de Delaware, la fiscalía demostró la responsabilidad de Hunter Biden en los tres cargos que había en su contra.

El primer cargo era por hacer una declaración falsa para la adquisición de un arma de fuego, el segundo por hacer una declaración falsa para obtener el arma en los registros y el tercero es por posesión ilegal de un arma de fuego.

PODRÍA PASAR UN MÁXIMO DE 25 AÑOS EN PRISIÓN

Todos los cargos corresponden a delitos graves que conllevan sentencias con un máximo de 25 años de prisión en total.

No obstante, expertos consideran que la pena a la que se enfrentaría el hijo del mandatario norteamericano podría ser mucho más reducida, según lo reseñado por BBC Mundo.

Aunque varios miembros de la familia de Hunter Biden habían acudido a los tribunales durante los últimos días, este martes solo estaban dos: su esposa Melissa Cohen Biden y James Biden, su tío y hermano del presidente.

Es importante resaltar, que Hunter Biden es el primer hijo de un presidente en ejercicio en afrontar un juicio penal.

Todos los cargos que enfrentaba estaban relacionados con la compra de un revólver en una tienda de armas de Delaware en octubre de 2018, arma que conservó durante unos 11 días.

El arma terminó desechada y descubierta en un contenedor cerca de una tienda de comestibles en Greenville (Delaware). Esto provocó una investigación que finalmente condujo al formulario de la venta del arma y a Hunter Biden.

Loading...