• Según el mandatario, González Urrutia, aspirante de la principal coalición opositora -la Plataforma Unitaria Democrática (PUD)-, y Márquez, a quienes llamó «títeres de la oligarquía», pretenden «gritar fraude» y generar «violencia y un golpe de Estado», afirmaciones a las que Maduro recurre con frecuencia al hablar de la oposición.

En este sentido, pidió a sus seguidores «nervios de acero» y «máxima unión y movilización» ante «cualquier circunstancia», para que gane «la paz en cada calle, en cada comunidad y en cada municipio».

Recordó que él, que fue quien propuso dicho acuerdo, sí firmó porque quiere «la paz y lo mejor para Venezuela», y porque está seguro de que va a «ganar por paliza, por nocaut» en los comicios.

Acuerdo de reconocimiento de los resultados

El documento, suscrito por ocho de los 10 aspirantes, compromete a los firmantes a mantener un «clima de respeto, paz y participación democrática», para que, en la jornada electoral y los días posteriores, «no se interfiera o desconozca la voluntad del pueblo de Venezuela con hechos de violencia y desestabilización que atenten contra el bienestar del país».

Este viernes, Márquez tachó de «inútil» el acuerdo, ya que su contenido es «redundante» y está «incompleto», además de ser «unilateral», al no haber «podido opinar y discutir su contenido».

Por su parte, González Urrutia dijo el jueves que no fue invitado a la firma del acuerdo, que ya había rechazado previamente, argumentando que el reconocimiento de los resultados ya está contemplado en el Acuerdo de Barbados, suscrito entre la PUD y el Gobierno en octubre, con acompañamiento y respaldo internacional.