Ron DeSantis, gobernador de Florida, y la Junta de Administración del Estado SBA, por sus siglas en inglés, aprobaron tomar medidas para proteger las inversiones de “imposiciones ideológicas sobre requisitos de Gobernanza, Ambiental Social, conocidos como “ESG” , impulsados por una agenda global.

“Queremos que todas las decisiones de inversión se centren únicamente en maximizar la mayor tasa de retorno”, argumentó el mandatario en Tallahassee.

“Las corporaciones en todo EEUU continúan inyectando una agenda ideológica a través de nuestra economía en lugar de ir a través de las urnas”, alertó DeSantis.

“Las acciones de hoy refuerzan que las consideraciones ESG no serán toleradas aquí en Florida y espero poder extender estas protecciones durante esta sesión legislativa”.

SBA, creado por la Constitución de Florida, brinda una gran variedad de servicios de inversión a entidades gubernamentales estatales y locales en Florida. Administra más de 200.000 millones de dólares en 30 fondos, entre otros, administra el Plan de Pensión de Sistema de Retiro de Florida y el fondo Florida Hurricane Catastrhphe Fund.

“No queremos que ni un solo centavo de nuestros dólares se destine a los fondos Woke”, sostuvo Jimmy Patroni, director del Departamento financiero estado.

Según el CFA Institute, ESG -Ambiental, Social y Gobernanza- son factores no financieros que se tienen en cuenta como parte del análisis para identificar riesgos materiales y oportunidades de crecimiento de las empresas.

Instituciones globales como Sustainability Accounting Standars Board (SASB), Global Reporting Initiative (GRI) y Task Force on Climate-relatad Financial Disclosures (TCFD) están trabajando para incorporarlos en el proceso de inversión.

La misma fuente plantea que los factores ESG se utilizan para evaluar a las empresas y tomar decisiones de inversión. Es decir, tiene en cuenta su posición ante el cambio climático, la emisión de carbono, la contaminación del agua y el aire, la diversidad de género, derechos humanos, la composición de sus juntas, la compensación de sus ejecutivos, entre otros.

“Como fiduciarios del estado de Florida, mis compañeros y yo tenemos la obligación de tomar decisiones de inversión responsables en nombre de los beneficiarios que representamos, no atender a los ejecutivos corporativos Woke que intentan forzar su ideología política”, afirmó la procuradora general estatal Ashley Moody.

El gobernador DeSantis propuso codificar en la próxima sesión legislativa determinadas acciones para frenar en el sector financiero las prácticas discriminatorias ESG, como prohibir que los grandes bancos, compañías de tarjetas de crédito y transmisores de dinero discriminen a los consumidores por sus creencias religiosas, políticas o sociales, que las organizaciones financieras consideren los llamados “puntajes de crédito ESG” en las prácticas bancarias y crediticias, así como prohibir permanentemente a los administradores de fondos de la Junta de SBA considerar mencionados factores para invertir dinero del estado. Además, exigir a los administradores de los fondos SBA que solo consideren maximizar el retorno de la inversión en nombre de los jubilados de Florida.

SBA es gobernada por una Junta de tres miembros fideicomisarios compuesta por altos funcionarios electos. El gobernador como presidente, el director financiero y el fiscal general.

La ideología Woke es la nueva ideología globalista, impulsada por poderosas compañías trasnacionales, disfrazadas de protectoras del medio ambiente y la justicia social, sin embargo, intentan un nuevo orden de espalda a las urnas, penetrando todos los estamentos sociales a través de la manipulación, creando su propia casta, imponiendo el dogma ambientalista y practicando la cultura de la cancelación contra todos quienes se les oponen.

Fuente: Diario las Américas

Loading...