El nuevo primer ministro de Haití, Ariel Henry, asumió este martes (20.07.2021) la jefatura de Gobierno y pidió un castigo “ejemplar” para los implicados en el asesinato del presidente Jovenel Moïse .

“Todos los sospechosos de ser autores materiales o intelectuales deben ser identificados y llevados ante la Justicia. Nunca más tendremos que experimentar una tragedia así”, dijo Henry durante la ceremonia de investidura del nuevo Gobierno.

Henry asumió el Gobierno de Haití después de que el primer ministro interino, Claude Joseph, renunciara al cargo este lunes, en medio de presiones de la comunidad internacional para que cediera el poder.

El presidente Moïse ​ nombró a Henry primer ministro el pasado 5 de julio, en el último decreto que firmó antes de su muerte, pero no llegó a ser investido en el cargo antes de que ocurriera el magnicidio, dos días después.

Por el momento, han sido detenidas 26 personas por su relación con el magnicidio, perpetrado el pasado 7 de julio, entre ellos 18 colombianos acusados de formar parte del comando que cometió el ataque contra la residencia de Moïse.

Además, siete policías han sido puestos “en aislamiento” por su implicación en el caso, aunque no están formalmente detenidos, lo que supone tres más que en el último balance oficial.

En los dos días posteriores al magnicidio murieron tres colombianos en tiroteos contra las fuerzas de seguridad, mientras que la Policía ha emitido órdenes de búsqueda y captura contra al menos otros 10 sospechosos.

En su discurso de investidura, Henry aseguró que su Gobierno, integrado por 18 ministros, es un gabinete “de consenso” e “inclusivo”, puesto que integra algunas figuras de la oposición, así como a técnicos y a personalidades de la sociedad civil.

No obstante, al frente de las carteras más importantes, como Justicia, Economía o Exteriores, se mantienen sus actuales titulares, en este último caso, el hasta ahora primer ministro Claude Joseph.

Esta circunstancia, sumada al apoyo internacional a Henry, ha alimentado los recelos de la oposición hacia el nuevo Gobierno, e incluso ya se han formulado llamamientos a protestas por parte de algunas fuerzas de izquierda.

Una comisión que aglutina a numerosos grupos de la sociedad civil, que han mantenido reuniones en los últimos días para aportar soluciones a la crisis, también se ha desvinculado del nuevo Gobierno.

“La comisión de la sociedad civil no tiene nada que ver con la formación del Gobierno. No surge de ningún consenso con los actores de la sociedad civil que están unidos para encontrar una solución haitiana para la crisis. Los individuos en ese gabinete no se representan más que a ellos mismos”, dice un comunicado del grupo.

Oferta de diálogo

Para tratar de limar asperezas, Henry plagó su discurso de ofertas de diálogo “sincero y franco” dirigidas hacia la oposición y hacia la sociedad civil; y también, de invitaciones a la “unidad” para superar un momento que describió como “crítico”.

La solución a esa crisis, subrayó, “debe implicar a todos los haitianos” y debe pasar necesariamente por la organización de elecciones, aunque no habló de plazos para esta cita con las urnas.

“No tenemos la pretensión de resolver todos los problemas, pero con los demócratas podemos crear las condiciones para la organización de elecciones”, afirmó.

Con las elecciones en mente, prometió que uno de sus principales cometidos será restablecer el orden y la seguridad en el país, que desde hace meses atraviesa una grave ola de criminalidad.

La investidura del nuevo Ejecutivo se solapó con el comienzo de las honras fúnebres para el presidente asesinado, quien recibirá sepultura el próximo viernes en su panteón familiar, en la ciudad de Cap-Haitien, en el norte del país.

El primer acto de duelo oficial tuvo lugar este martes en Puerto Príncipe y contó con la participación de todos los miembros del Gobierno saliente y del entrante.

La viuda, Martine Moise, quien regresó al país el pasado fin de semana, no acudió al acto oficial.

La ceremonia contó con música, danza, unas palabras de un sacerdote y discursos, entre ellos el de Claude Joseph, quien se refirió a Moise como un “amigo”.

El jueves se celebrarán el velatorio y la misa, en Cap-Haitien, y el viernes tendrá lugar el funeral y el entierro.

Aunque las celebraciones tengan carácter de Estado, la familia de Moise anunció que costeará todos los gastos, según el deseo de la primera dama.

Alejandro Ramírez Saavedra
CEO
NOTIEXPRESSCOLOR . COM

Loading...