Sobre la muerte de dos ciudadanos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) declaró responsable al Estado venezolano.

Se trata Jimmy Rafael Guerrero Meléndez y su pariente, Ramón Antonio Molina Pérez.

Concluyeron que ambas ejecuciones registradas el 30 de marzo de 2003 a manos de policías del estado Falcón, estuvieron basadas en una “discriminación por edad y condición socioeconómica”.

La Corte IDH señala que las muertes incluyeron actos anteriores de hostigamiento, detenciones ilegales y arbitrarias y torturas.

En este sentido, reiteraron la sentencia del 3 de junio de 2021, donde especifican que el Estado venezolano violó los derechos a la vida.

“El 30 de marzo de 2003, Jimmy Guerrero y su pariente Ramón Molina fueron ejecutados extrajudicialmente a manos de agentes de la policía en el Estado Falcón”, indican.

Resaltan que Jimmy Rafael Guerrero de 26 años al momento de su muerte se trató de una víctima de hostigamiento y actos de tortura cometidas por fuerzas policiales”.

Añadieron que “los agentes le señalaban que él era una persona antisocial y peligrosa”.

De acuerdo al documento hecho público por la Corte IDH, los funcionarios se habrían ensañado contra el cuerpo de Guerrero, lo que describen como una “manifestación de la violencia policial contra hombres jóvenes en situación de pobreza”.

Hacen notar el hecho de que este ensañamiento revela la convicción de los agresores en Venezuela de que los delitos quedarían impunes.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos afirma que supervisará el “cumplimiento íntegro” de la sentencia y ordenó al Estado venezolano algunos aspectos.

Entre ellos destaca, el pagar sumas de dinero por concepto de gastos de tratamiento psicológico a familiares de víctimas

También publicar un informe anual con los datos relativos a las muertes producidas por
presuntos abusos de fuerzas policiales en todos los estados del país.

Alejandro Ramírez Saavedra
CEO
NOTIEXPRESSCOLOR . COM

Loading...