La Corte Suprema de Estados Unidos desestimó el jueves una demanda en la que se acusaba a Cargill Inc y una subsidiaria de Nestlé SA (NESN.S) de ayudar a sabiendas a perpetuar la esclavitud en las granjas de cacao de Costa de Marfil, pero eludió un fallo más amplio sobre la permisibilidad. de demandas que acusan a empresas estadounidenses de violaciones de derechos humanos en el extranjero.

 

El fallo 8-1 redactado por el juez Clarence Thomas revocó una decisión de un tribunal inferior que había permitido que la demanda, presentada en nombre de ex niños esclavos de Mali que trabajaban en las granjas, presentada contra las empresas en 2005 continuara.

 

El tribunal dictaminó que el reclamo no podía presentarse en virtud del Estatuto de agravio de extranjeros, que permite a los ciudadanos no estadounidenses buscar daños en los tribunales estadounidenses en ciertos casos, porque los demandantes no demostraron que ninguna de las conductas relevantes tuvo lugar dentro de los Estados Unidos.

 

“Casi todas las conductas que, según dicen, ayudaron e incitaron al trabajo forzoso —proporcionar capacitación, herramientas de fertilizantes y dinero en efectivo a las granjas en el extranjero— ocurrieron en Costa de Marfil”, escribió Thomas.

La comunidad empresarial ha buscado durante mucho tiempo limitar la responsabilidad corporativa en virtud de esta ley.

 

“Nestlé nunca participó en el atroz trabajo infantil que se alega en esta demanda, y seguimos firmes en nuestra dedicación a combatir el trabajo infantil en la industria del cacao”, dijo un portavoz de Nestlé.

 

Un portavoz de Cargill dijo que la compañía está comprometida a mantener el trabajo infantil fuera de la cadena de suministro del cacao.

 

“No toleramos el uso de trabajo infantil en nuestras operaciones o cadenas de suministro y estamos trabajando todos los días para prevenirlo”, dijo el vocero.

Paul Hoffman, abogado de los demandantes, dijo que el fallo “ha retrasado la larga búsqueda de justicia de nuestros clientes”. Pero Hoffman agregó que tiene la intención de volver a presentar la demanda con acusaciones más detalladas sobre la conducta que, según dijo, tuvo lugar en Estados Unidos.

 

“Es significativo que el fallo de la corte rechazara los argumentos más extremos para limitar los casos de derechos humanos”, dijo Hoffman.

 

Los jueces no llegaron a decidir definitivamente la cuestión de si las empresas estadounidenses pueden ser demandadas alguna vez en virtud de la ley de 1789. Cargill y Nestlé habían pedido a la corte que prohibiera tales demandas en todas las circunstancias.

 

Las demandas estaban dirigidas a la filial estadounidense de Nestlé con sede en Suiza, el mayor productor de alimentos del mundo, y al comerciante de materias primas Cargill, una de las mayores empresas privadas de Estados Unidos.

 

Los demandantes acusaron a las empresas de ayudar e incitar a violaciones de derechos humanos a través de su participación activa en la compra de cacao de Costa de Marfil y de hacer la vista gorda ante el uso de mano de obra esclava en las fincas a pesar de ser conscientes de la práctica para mantener bajos los precios del cacao.

 

Un tribunal de distrito federal de Los Ángeles desestimó la demanda dos veces, la más reciente en 2017. Ese tribunal determinó que las reclamaciones estaban prohibidas por decisiones recientes de la Corte Suprema que dificultaron que los demandantes demanden a corporaciones en tribunales estadounidenses por presuntas violaciones en el extranjero.

 

En 2018, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EE. UU. Con sede en San Francisco revivió las acusaciones, citando las acusaciones de que las empresas proporcionaron “dinero para gastos personales” a los agricultores locales para garantizar la fuente más barata de cacao. El Noveno Circuito descubrió que los pagos eran similares a comisiones ilícitas y que el bajo precio del cacao dependía del trabajo infantil esclavo.

 

La Cámara de Comercio de Estados Unidos y otros intereses comerciales respaldaron a las dos empresas en el caso.

 

La Corte Suprema en los casos de 2013 y 2018 limitaron la capacidad de los demandantes para demandar a las empresas en los tribunales de EE. UU. En virtud del Estatuto de Extranjería por Violaciones de Derechos Humanos en el extranjero. El tribunal dijo en esos fallos que tenía que haber una fuerte conexión entre la supuesta conducta y las acciones que tuvieron lugar en los Estados Unidos.

Loading...