Represión israelí deja 2 palestinos fallecidos y cientos de heridos durante protestas

Los palestinos salieron este viernes una vez más a las calles de Jerusalén, el resto de la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza para rechazar nuevamente la medida que tomó el pasado 6 de diciembre, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump quien ese día anunció que su gobierno reconoce a Jerusalén como capital de Israel.

El Ministerio de Salud palestino informó sobre la muerte de dos manifestantes en la Franja de Gaza (suroeste) y Cisjordania (este de Palestina), mientras 367 más resultaron heridos en diferentes puntos de los territorios ocupados, recoge este viernes Hispantv.

Las fuerzas de guerra del régimen israelí (IDF, en inglés) dispararon gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a quienes mostraban su indignación en distintas zonas de Cisjordania, lo que provocó escaramuzas, al responder los manifestantes arrojando piedras.

El ejército israelí desplegó fuerzas en Al-Quds (Jerusalén) y en particular en su casco antiguo, que alberga la Explanada de las Mezquitas, donde están la Cúpula de la Roca y la Mezquita Al-Aqsa, dos de los santuarios más importantes del Islam, y que también es un lugar venerado por los judíos.

De acuerdo con información publicada por Sputnik, ciudades como Hebrón, Belén, Ramala, Nablus, Qalquiliya, Yenin, entre otras, fueron testigo de enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de ocupación.

Al norte de Jerusalén, los enfrentamientos se produjeron en la zona de Qalandia que separa el sector ocupado de Jerusalén de la carretera de Ramala.

En la Franja de Gaza participaron en las protestas “cientos de miles” de palestinos al término del rezo del mediodía, dijeron fuentes locales.

El pasado 8 de diciembre se reportaron en Gaza las dos primera víctima mortales en los enfrentamientos entre manifestantes palestinos y fuerzas israelíes.

El 6 de diciembre, Trump también anunció la decisión de su gobierno de trasladar su embajada de Tel Aviv, capital de Israel, a Jerusalén.

Cuando en 1948 se creó el Estado de Israel, la ciudad de Jerusalén, considerada sagrada tanto para musulmanes como para judíos, fue formalmente dividida en dos. La parte occidental quedaría bajo administración israelí, mientras que la parte oriental sería la capital del futuro Estado palestino.

Sin embargo, esto nunca se cumplió debido a las sucesivas guerras en Medio Oriente y desde 1967 -tras la Guerra de los Seis Días- Israel ocupó la región este.

 

Vía AVN

newsexprescolor

Loading...