Venezuela ratificó este miércoles su negativa a comparecer ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), un día antes de que venciera el plazo para presentar alegatos en su diferendo territorial con Guyana.

En un comunicado, el régimen venezolano justificó su decisión afirmando que la CIJ «carece manifiestamente de jurisdicción en el caso».

Caracas «históricamente no ha aceptado ni aceptará esa jurisdicción», subrayó el documento de la cancillería.

El 29 de marzo de 2018, Guyana pidió a la CIJ resolver el conflicto, dos meses después de que el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, derivara a esa corte la disputa fronteriza de más de un siglo.

La CIJ estableció un plazo, que vence el jueves, para que Venezuela presentara una «contramemoria».

Caracas acusó este miércoles a Guyana de interponer «una demanda infundada» para «eludir la obligación de negociar amistosamente un arreglo práctico, aceptable y satisfactorio para ambas partes», a la vez que invitó a Georgetown a «negociaciones amistosas».

En una inusual coincidencia en medio de la pugna política en Venezuela, el Parlamento -único poder controlado por la oposición- aprobó un acuerdo el martes en el que exhorta a Guyana «al desistimiento de su demanda».

Venezuela reclama soberanía sobre la extensa región del Esequibo, rica en minerales y bosques y que abarca una zona marítima con importantes recursos petroleros; mientras que Guyana, excolonia británica, defiende un límite territorial establecido en 1899 por un tribunal de arbitraje.

Caracas nunca reconoció ese límite y el conflicto volvió a caldearse en 2015, cuando se anunció un hallazgo significativo de crudo en una concesión offshore otorgada por Guyana, que según Venezuela está en las aguas en disputa.

Venezuela reivindica el Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966 con Reino Unido antes de la independencia de Guyana, en el que se establecían bases para una solución negociada y se anulaba el tratado de 1899 que definía la frontera común.

Fuente: NTN24 Venezuela

Loading...