La Confederación de Béisbol del Caribe retiró la sede del torneo que debía arrancar el siguiente sábado, y la reasignará en las próximas horas

Santo Domingo.- La grave crisis política que vive Venezuela pasó factura al deporte. La Confederación de Béisbol del Caribe retiró este domingo al país la sede de la Serie del Caribe, que debía arrancar el siguiente sábado, y la reasignará en las próximas horas.

“Oficial e irrevocablemente se ha tomado la decisión de retirar la sede de la Serie del Caribe 2019 a la ciudad de Barquisimeto, Venezuela, y el evento se celebrará en una sede alterna emergente, del 4 al 9 de febrero”, señaló el organismo con sede en Santo Domingo, República Dominicana.

La determinación se tomó únicamente con el voto en contra de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP) y fue comunicada a ésta y al comité organizador, agregó la nota.

La entidad mencionó, entre otras cuestiones, las tensiones políticas que en la última semana degeneraron en protestas y disturbios con cerca de una treintena de muertos y cientos de detenidos en Venezuela.

También, la “imposibilidad material” de que los ciudadanos de Estados Unidos -que forma parte de los equipos participantes- obtengan visas de ingreso a Venezuela tras la ruptura de relaciones entre ambos países.

Sin embargo, el sábado, al garantizar la seguridad del evento, el ministro venezolano del Deporte, Pedro Infante, anunció que las delegaciones no requerían visado y que podrían ingresar al país con las acreditaciones que les había entregado la organización.

La recomendación de la Major League Baseball (MLB) a sus peloteros afiliados, para no permanecer en territorio venezolano, también llevó a retirar la sede a Barquisimeto.

Esta situación “compromete la presencia de una gran mayoría de los jugadores integrantes de los equipos eventualmente participantes”, explicó la Confederación.

El ente regional dijo que informará en las próximas horas la nueva sede del certamen, así como los detalles de fechas, competidores y formato de juegos.

El torneo enfrentará a los Leñadores (Cuba), Cangrejeros de Santurce (Puerto Rico), Estrellas Orientales (República Dominicana) y Cardenales de Lara (Venezuela), que aspiraba a jugar ante su público en Barquisimeto. Solo falta por conocerse el representante de México.

Barquisimeto ya vio frustrada en 2018 la posibilidad de albergar la competencia ante la agitación que vivió el país en 2017, con protestas que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio de ese año.

Debido a la nueva escalada, jugadores extranjeros de los Leones del Caracas como el lanzador estadounidense Logan Darnell dejaron el país esta semana, en plena disputa de la final, que coronó este domingo a los Cardenales de Lara (4-1).

Otros peloteros de la novena capitalina que actúan en el exterior solicitaron su salida junto con sus familiares, según un comunicado.

Antes de la profundización del conflicto político, la criminalidad, que tiñó de luto la temporada venezolana de béisbol, ya había puesto en cuestión la sede del país.

El pasado 7 de diciembre, los ex grandes ligas José Castillo y Luis Valbuena, baluartes de los Cardenales, murieron cerca de Barquisimeto al chocar su vehículo contra una roca atravesada por asaltantes.

La pérdida de la Serie del Caribe supone además otro golpe económico en un país sumido en la peor debacle de su historia moderna con escasez de alimentos básicos, medicinas y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para 2019.

Fuente: El Universal.

Loading...